Porque así es.

Por azares de la vida, comparto casa con alguien cuyo argumento favorito para decir que algo no se haga de cierta forma es “es que así no es como se deben hacer las cosas”.

Francamente, me saca de onda y me hace perder la paciencia el hecho de que alguien crea que existen formas correctas e incorrectas de preparar un huevo estrellado. Quiero decir, es obvio que para armar un clóset es buena idea, seguro, cómodo y conveniente seguir el manual, y que pueden correrse riesgos en caso de que se decida no seguir las instrucciones.

Pero, sin lugar a dudas, existe una diferencia muy grande entre instalar la electricidad de una casa, para lo que es por lo bajo arriesgado no tomar las precauciones habituales, y algo como servir leche. ¿Debe y puede servirse en taza si es leche caliente, y en un vaso si es fría? ¿Debe? Quiero decir, el único motivo racional para hacerlo así que viene a mi mente es la posibilidad de que la leche caliente truene el vaso. Pero en definitiva no es el argumento que usa mi semi-roommate. Para él, es asunto de que no se debe servir leche fría en una taza, como si fuera moralmente incorrecto.

A raíz de ahí, me puse a pensar en las cosas que hago o hacía porque había visto hacerlas de cierta forma, sin analizar si realmente era necesario. Por ejemplo, pasé años lavando la ropa del revés antes de enterarme que era para que la tela no se gastara por fuera (y porque la ropa interior recoge el sudor en su superficie interna). Cuando recuerde más ejemplos los añadiré aquí.

Cuando trabajé en Burger King, la mayoría de las cosas estaban reglamentadas por los “procedimientos”, y existía un libro completo que indicaba los procedimientos para preparar todas y casa una de las hamburguesas que se vendían ahí, para lavar todos los trastes, para lavarse las manos, para abrir y cerrar las cajas, para contar el dinero de la venta, para… y nunca explicaban el por qué. Llegué a hacer perder la paciencia a todos los que me entrenaron por mi costumbre de preguntar “¿Y ésto por qué se hace de esta manera?”.

A ellos parecía bastarles con saber cómo tenían que hacerse las cosas, pero yo tiendo a olvidar el cómo si no conozco el por qué. Y siempre he pensado que conocer la razón de que algo se haga de cierta forma es la mejor manera de recordar hacerlo así, y no simplemente el hacerlo así “porque así debe hacerse”

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: