Monthly Archives: abril 2008

Frase para la posteridad presenta:

“Si logran programar la computadora para que resuelva las ecuaciones, no de forma numérica sino analítica, les doy un premio. Pero la verdad, creo que van a preferir hacerlo a mano”

Dicho por mi profesor de PDE

The mostly unfabulous social life of Ethan Green.

Por fin me las arreglé para contener mi hiperactividad y ver completa esta película, que es de lo más disfrutable que he visto nunca dentro del cine gay. No es una gran película, pero (como todas las películas no grandes que me gustan) no intenta serlo. Simplemente es una película hecha con la intención de entretener y contar una historia sencilla, y lo consigue muy bien.

La historia es realmente absurda: Ethan es un chico con… no, lo suyo no es mala suerte, ni siquiera necesitar urgentemente una limpia. Lo suyo es no tener ninguna cabeza para las relaciones: huye de todos sus novios por uno u otro motivo, o los ahuyenta, o simple y llanamente los bota sin poder explicarse a sí mismo por qué. A lo largo de la película presentan escenas de cuando era niño y jugaba a algo llamado “La Cita de los Sueños”, y siempre perdía. Y de adulto, parece… no, no parece: en realidad se esfuerza por perder.

Y su madre vive con uno de sus exnovios, al que quiere más que a él.

Él, por su parte, vive con uno de sus exnovios, que está a punto de casarse con un tipo ultraderechista y vender la casa, así lo engaña para que contrate a la peor agente inmobiliaria del mundo, incapaz de vender nada por estar sumida en una depresión total, para que la casa no se venda.

Los personajes son todos geniales.

Tenemos a Punch, un hom… muchach… niño, de 19 años pero con mucho kilometraje, que se dedica a seducir a cuanto hombre se le ponga enfrente, incluido Ethan.

Tenemos a las Hermanas Sombrero, un par de osos que llevan al menos dos décadas y media de relación y que realmente AMAN la ropa estrafalaria.

Tenemos a la roomate de Ethan, que termina seduciendo a la agente inmobiliaria y sacándola de la depresión.

Y tenemos a un ex de Ethan, beisbolista, casado a punto de divorciarse, que apenas está descubriendo su lado gay.

O para decirlo en imágenes:
Photobucket

Después de mirar esas camisas abiertas, creo que quedan claros el resto de los motivos por los que me gusta la película…

El final es un Happy End tan extraño que uno no consigue enterarse de cómo se llegó a él a partir de un principio tan loco, pero que te deja a gusto. Es una de esas películas que vale la pena ver, en serio.

También vi Puente hacia Therabitia (Quizá la hache vaya en otro lugar, siempre tengo la sensación de estarme equivocando al escribir el nombre)

Es buena, y de hecho, diría que es una de las mejores películas de fantasía que he visto (no es que haya visto muchas tampoco, pero de las que he visto, es de las mejores), comparable con Narnia. El planteamiento es fresco e increíblemente original y todo eso, pero tampoco es lo más bello y conmovedor que haya visto en una película. (Para películas que me hayan golpeado fuerte la primera vez que las veo, haría falta recurrir a Oliver!, Jacob el Mentiroso, o Brokeback Mountain)

Sobre lo que me gustó y no me gustó:

No me gustó la clase de personas que rodean a Jesse. Es que en serio, los guionistas/autores/etcétera se lo pusieron demasiado fácil: Jesse es un espíritu libre rodeado de piedras andantes, de gente que, como decía esa mujer en el cuento de Ray Bradbury, se arrastra sobre la tierra con todo el plomo del mundo en la sangre, y no hay ninguno que pese menos de trescientos kilos. Los padres son adecuadamente prosaicos, poco imaginativos y groseros ( Como cuando el padre le pide a Jesse que dibuje dinero, o ve sus dibujos y en lugar de comentarlos le dice que saque la basura) y los compañeros son tan arquetípicamente mal educados, agresivos y toscos que da pena verlos. Nadie, absolutamente nadie, comprende al pobre Jesse hasta que llega Leslie a redimirlo (hay que abrir un paréntesis para la maestra de arte, pero ella en realidad llega después que Leslie, al menos en lo que se refiere a la vida de Jesse ). No sé, aquí pudieron meterle un poco de vida al asunto, un poco de imaginación, no sé exactamente qué, pero algo.

Francamente, el personaje mejor creado y más humano en toda la película… es la matona, la que se dedica a hacerles la vida imposible a los otros. Ha vivido rodeada de violencia y no conoce ninguna otra cosa, ni sabe relacionarse con la gente de un modo que no incluya usar la fuerza, hasta que la rompen y se descubre su lado humano. La película me habría gustado el doble si al final Jesse, en lugar de llevar a Therabitia a su hermana, que es kawaii y lo que se quiera, pero que no es nada más que kawaii, hubiera llevado a la matona.

Todo esto, a menos que el troll simpático sea una personificación de la matona, algo que tampoco me parece demasiado creíble porque, si no recuerdo mal, la primera vez que aparece es antes de que empiecen a humanizar a la matona.

Ahora, ¿Qué me gustó de la película?

En primer lugar, es un homenaje absoluto a la infancia, a la capacidad de maravillarse, al poder que tiene dejarse llevar por la imaginación por el gusto de hacerlo y encontrar algo mágico incluso en lo más prosaico de la vida. En ese aspecto, lo único capaz de superarla es La Historia Interminable.

En segundo lugar, la parte gráfica. Está estupendamente llevada.

En tercer lugar, la música. Ahí sí tengo que admitirlo: la musicalización de esta película es total y absolutamente perfecta. No le pide nada a ninguna otra película que haya visto nunca.

Como bonus, consiguió (algo que nada había conseguido hasta ahora) que me dieran ganas de ver El Laberinto del Fauno.

Frases para la posteridad presenta:

“De verdad, podrías hacer que tu novio imaginario tuviera mejor gusto. Hacerlo andar con alguien más sería un mejor comienzo.”

(Juro que dentro de la conversación tenía sentido. Que ahora no recuerde cuál era no significa que no lo haya tenido.)

Photobucket

The Sound of Music

Las imágenes se dividen en dos clases: Las descontextualizadas y las descontextualizables.

(Para aquellos que no conozcan la película -mis condolencias, no han vivido- es The Sound of Music, conocida en Latinoamérica como La Novicia Rebelde y en España como… buffffff: Sonrisas y Lágrimas )

soundmusic2.jpg

Jotacé, esto es culpa tuya…

El Tren Ligero en anagramas

Para entender de qué va la cosa, remitirse a estos posts de Juegos de Ingenio. Esto es lo mismo, pero aplicado al Tren Ligero Tasqueña-Xochimilco de la Ciudad de México.

De hecho, este anagrama en particular ya fue publicado ahí, en los tiempos en que intenté llevar un blog en 1111mb.com, pero esa web está tan caída como se la pasó la mayor parte del tiempo que tuve un blog en ella.

Así que, para que esto no se pierda, aquí van de nuevo, y confío en que el host de ahorita funcione mejor que los otros:

Anagramas TL

Para comparar los nombres, hay un mapa muy bien hecho en la página del Transporte Eléctrico del DF, mucho más bonito que la imagen que usé como base para mis anagramas. Pero también más problemático porque tiene calles y nombres de calles dibujados de fondo, y editar eso para poner los anagramas sin que se viera el borrado es demasiado trabajoso.

Hay algunos anagramas que no están tan bien logrados. En lo personal, no me gustaron nada los de Textitlán, El Vergel y Huipulco (Tan textil, Ver el gel y Huí, culpo), pero no encontré ninguno mejor que los que puse. En cuanto a La Noria (Lío rana) había pensado en “Ir al ano”, pero francamente me pareció de demasiado mal gusto.

Clockstoppers

No quiero que este sea un blog serio. De hecho, lo comencé intentando que no lo fuera. Y cuando me di cuenta, me encuentro con un post como el último que escribí, que merecía ser escrito porque el tema es importante, pero que es demasiado serio para lo que quiero de mi blog. Así que hoy voy a hablar de algo mucho más ligero.

clockstoppers.jpgClockstoppers es una película que parece haber sido diseñada expresamente para seducirme. Ciencia ficción, soft pero ciencia ficción, comedia gringa ligera pero con una trama más imaginativa que la mayoría de las comedias gringas, acción pero no en exceso… y Jesse Bradford.

La trama no puede ser más sencilla: Tenemos a los villanos estándar de película de acción (esa organización superpoderosa capaz de manipular cualquier cosa a su antojo, para más información véase Cody Banks o La Red), que tienen secuestrado a un estudiante que inventó un dispositivo para detener el tiempo. Al estilo Click, si lo que he leído de los resúmenes de Click es correcto.

En la película, el dispositivo acelera eltiempo para quien lo usa, de modo que ve las cosas como si estuvieran detenidas. Tiene el inconveniente de que si se usa por periodos muy largos, el tiempo pasa para los que lo usan pero no en el exterior, de modo que regresan envejecidos. El villano amenaza al estudiante con matarlo si no logra evitar que envejezca al usar el aparato, así que el estudiante pide ayuda a uno de sus profesores y le envía un reloj con el dispositivo para que lo analice.

El reloj, sin embargo, lo encuentra el hijo del profesor, que lo usa para hacer travesuras (porque eso es literalmente lo que hace) junto con una chica a la que acaba de conocer y que le gusta. Al final de su primera cita él vuelve a su casa y encuentra a los villanos registrándola en busca del reloj. Sale huyendo y el estudiante (que ha envejecido por permanecer en el tiempo detenido demasiado tiempo) lo rescata.

Después de una serie de aventuras de comedia de acción, terminan metiéndose en la guarida de los villanos para salvar al profesor, el chico se queda con la chica, los villanos son arrestados, todos terminan felices, etcétera.

Es una película perfecta para un viernes por la noche, después de entregar tarea el jueves por la noche, otra tarea el viernes por la mañana, y sabiendo que hay tarea y examen el lunes por la mañana.

Un screencap. Y tengo que confesarlo: acaba de entrar en mi lista de “Must get”. Acción ligera, con Sci-Fi y Jesse Bradford. ¿Se puede pedir más?

Las razones del odio.

En http://meneame.net/story/las-razones-de-un-homofobo nos envían a esto.No sé cuál es esta página, y no sé quién es Eulogio López, pero realmente ha dicho cosas que piden a gritos ser contestadas:

A título de aclaración: odiar la homosexualidad no es odiar al homosexual, por la misma razón de que odiar el hambre no supone odiar al hambriento ni odiar el sida significa aborrecer al sidoso.

Léase como “La homosexualidad es una lacra, una enfermedad, un mal que sufren estas personas”. Desde este comienzo hay algo que no funciona bien en este artículo. ¿Qué hay de malo en la homosexualidad, como para que sea vista como un mal que se sufre y no como una condición que se vive? Alguien puede argumentar que se trata sólo de metáforas.

De nada sirve alegar algo tan lógico como que nada tiene uno contra los homosexuales, pero que la homosexualidad ni es sexo, ni es amor, ni es matrimonio, sino una cochinada enorme, objeto de tratamiento psiquiátrico.

Pero la verdad, lo está diciendo claro. “La homosexualidad es una cochinada enorme, objeto de tratamiento psiquiátrico”. Es decir, que una persona homosexual, en el mejor de los casos, es enormemente disfuncional. Cuando la única diferencia es que te atrae alguien de tu propio sexo en lugar del opuesto. No se puede decir que no odias a los homosexuales, sino a la homosexualidad, y en seguida decir que necesitan tratamiento psiquiátrico porque su orientación sexual “es una cochinada enorme”. (Por cierto, ¿Hispanidad.com es un periódico? Ningún periódico que se respete a sí mismo utilizaría ese lenguaje. )

Suponiendo que la homosexualidad fuera un desorden, ¿Sería tan grave como para necesitar tratamiento psiquiátrico? Y en el caso de quienes tienen asumida la homosexualidad como parte de sí mismos (que, puedo decirlo de primera mano, es una experiencia difícil, lenta y en muchos casos dolorosa) ¿Es necesario hacerlos pasar de nuevo por eso, y hacerlos tomar y adaptarse a una nueva orientación sexual? Siempre he pensado que uno debe buscar convertirse en una mejor versión de sí mismo, en el ser humano más productivo y más bueno que le sea posible, y eso no tiene nada que ver con la orientación sexual. A menos que se considere a la heterosexualidad como un bien objetivo y absoluto, deseable en sí misma sólo por el hecho de ser heterosexualidad, no hay razón para hacer a alguien revivir el proceso de adaptarse a una nueva orientación sexual.

Y lo peor: mucho me temo que, con el orgullo gay, va a ocurrir lo mismo que con el feminismo: generará, ya está generando, una revuela, no contra la homosexualidad, a la que me apuntaría sin dudar, sino, precisamente, contra los homosexuales.

¿Una revuela? Supongo que se refiere a una combinación de “revuelo” y “revuelta”. En todo caso, se refiere a algo contra los homosexuales. En primer lugar, es algo que lleva sucediendo desde antes de que surgiera el concepto de “orgullo gay”. Una investigación express (Gracias al cielo por la Wikipedia) muestra que existían leyes contra la homosexualidad desde el siglo XIII, mientras que el Día del Orgullo Gay data de 1969.

La obsesión por colocarnos lo homo hasta en la sopa, cuidado que están pesaditos, ellos y el poder que les utiliza, la discriminación positiva de los gays -es decir, la marginación de los heterosexuales-

Voy a pasar por alto el FUD sobre “el poder que utiliza a los gays”. Simplemente un detalle: Se está buscando terminar la discriminación negativa y la marginación a los gays. ¿En qué lugar existe discriminación positiva? ¿Algún ejemplo?

Y ambos movimientos -machismo y desprecio hacia los gays- nunca serán justificables y deben ser perseguibles, pero sí son predecibles y, si no comprensibles, sí explicables.

Léase: “Si los atacan es porque van provocando. Ellos se lo buscaron”. Con esto tenemos la excusa para cualquier discriminación y violencia que quiera ejercerse. La culpa siempre es de ese ser humano a medias a quien llamamos “el otro”.

Soy homófobo porque la homosexualidad es degradación de las personas, y a mí me gusta mucho el ser humano. Degradación no sólo física, sino también psíquica y, naturalmente, moral.

Supongamos que la homosexualidad realmente fuera una degradación total. La reacción más humana contra esto no es el negar la condición humana de quienes la sufren, y esto es lo que se hace al discriminarlos, pues se indica que existen personas intrínsecamente más valiosas que ellos, y dado que todas las personas deben tener el mismo valor intrínseco, inherente a su condición humana, al valer menos que una persona, forzosamente se les trata como no-personas.

Y todo eso, como dije, suponiendo que la homosexualidad fuera realmente una degradación de cualquier clase. Que no veo por qué tiene que ser una degradación física, ni psíquica, ni moral.

Claro que existe una estética homosexual -sencillamente horripilante, hagiografía del feísmo

Lo que para algunos es horripilante, para otros puede ser sublime. Encuentro difícil manejar el concepto de una estética absoluta contra la que se pueda comparar de forma objetiva todo lo que se mire.

Una degradación de tal calibre corroe a la persona en todas sus esferas, y corroe a las sociedades como un virus de difícil erradicación.

Leyendo en buen español: La existencia de la homosexualidad (y, por implicación, la de los homosexuales, pues no puede haber la primera sin los segundos) es un peligro para la sociedad. Así que es necesario que no haya homosexualidad (ergo, homosexuales, ¿queda claro hacia dónde vamos?) para la seguridad de la sociedad.

Así que hay que deshacernos de alguna forma de la homosexualidad (ergo, de los homosexuales), porque su existencia es un peligro para la sociedad. ¿O existe alguna manera de deshacernos de la homosexualidad sin hacer que deje de haber homosexuales?

Si aceptamos el postulado de Eulogio López, sería necesario, en el mejor y más tolerante de los casos, hacer pasar a todos los homosexuales por terapias para que se volvieran heterosexuales, en muchos casos contra su voluntad. ¿Eso es tolerancia? ¿Eso es no odiar a los homosexuales?

Soy homófobo, sobre todo porque soy mortifóbico: me encanta la vida y odio la muerte. No el morir, que es cosa distinta: lo que odio es lo muerto, lo que carece de vida, y mucho me temo que la homosexualidad nos lleva precisamente a eso: a la muerte. Si aplicamos el imperativo categórico de Enmanuel Kant, ese señor tan plomo que ya sólo defienden los progresistas, la generalización de la homosexualidad terminaría con la raza humana.

No sabía lo que es el imperativo categórico (gracias, todos los días se aprende algo nuevo), pero dice, textualmente: “Obra sólo de forma que puedas desear que la máxima de tu actuación se convierta en una ley universal.”

El que una persona homosexual practique la homosexualidad responde a la búsqueda de satisfacción (sexual, interpersonal, emocional, qué más da) de una manera distinta a la que lo hace la mayoría de las personas, porque las vías por las que lo satisface el común de la sociedad no le satisfacen. Si aplicamos aquí el imperativo categórico, extendiendo la máxima de la actuación a una ley universal, puede aplicarse a toda la humanidad como dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo humano tiene derecho a la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad

Odiar lo muerto (en el sentido de “lo que carece de vida”) también es incomprensible. No hay vida en un glaciar, ni en una montaña, ni en nada distinto de los seres vivos, y aún así son algo admirable, y su existencia es necesaria para lo que sí está vivo.

Lo gay es la consagración del sexo sin concepción y concepción sin sexo. Es el hastío de la existencia, la languidez monótona, la vida mortecina, artificialmente excitada y naturalmente histérica.

Esto suena tremendamente a la visión distorsionada de que la vida de un gay se compone únicamente de música, discotecas y sexo de media hora con desconocidos a los que ni se pregunta el nombre. Y aunque algunas veces es cierto, para muchos de nosotros la homosexualidad es sólo una parte de nuestra identidad. Importante, fundamental si se quiere, pero sólo parte. Hay todo un mundo fuera de la orientación sexual de uno, y si le damos tanta importancia es porque no nos dejan alternativa, porque los homófobos centran su vida en torno a la homosexualidad más que casi cualquier homosexual. Y muchos de nosotros no nos conformamos con sexo, como no lo hacen muchos heterosexuales.

Es evidente que hay que luchar contra ello. El buen homófobo tiene dos cometidos: dar la batalla contra la homosexualidad y sacar a cuantos más homosexuales sea posible del infierno en el que viven.

Había pensado una respuesta para esto, pero en Menéame eskollo dijo las cosas más claro de lo que jamás podría decirlas:

Y digo yo: ¿este señor le ha preguntado a algún gay si quiere salir de su infierno? ¿no sería peor el infierno de ser gay y no poder demostrarlo, viviendo escondido en submundos marginales y de degradación?
(Comentario original aquí)

Por último, un video relacionado: ¿Te gustan los caracoles o las ostras?

Querido Anti-Emo:

Un poco a destiempo, considerando que ya pasó la tormenta, pero no podía quedarme sin decirlo.

¿Qué te impulsa a golpear a los emos?

Espera, comencemos por el principio. ¿Qué te impulsa a odiar a los emos? Tengo aquí un mail de esos que se envían en cadena con “85 razones para odiar a los emos” y si me permites ser sincero, ni una de ellas es siquiera medianamente sólida.

Veamos. Odias a los emos porque:

1) Les gusta el color rosado.
2) Lloran.
3) Se quejan.
4) Se maquillan.
5) Son muy “emocionales”.
6) Se enamoran.
7) Le toman fotos a su pelo.
8) Les gusta el color morado.
9) Se alisan el pelo

De todas estas, no hay ninguna que te incumba a ti. ¿Te va o te viene lo que haga un emo con su cabello? En serio, get a life.

10) Son más vanidosos que una vieja.

Deja que en todo caso las “viejas” (viva el machismo) los odien, si quieren. Digo, que a uno no le guste estarse arreglándose no implica que tenga que odiar a alguien por poner a su apariencia un par de escalones arriba en la escala de jerarquías. (Y espero honestamente que no seas fresa)

11) Están de moda.

La única razón por la que no digo “envidia” es porque sonaría demasiado infantil.

12) Les gusta Night Before Christmas (Jack)

¿Y?

13) Se levantan a las mejores viejas.

Vale, tengo que decirlo: Envidia.

14) Cada semana sale un grupo nuevo.

¿Existe algún género en el que no suceda eso? En todas partes, absolutamente todas partes, siempre están saliendo grupos nuevos. ¿y?

15) Hablan por Messenger como retrasados (“huuulashh mi amur hermoshaaa!!!”)

Yo no admito Hoygans en mi Messenger. Tú no admitas emos. Fin.

16) Son suicidas.
17) Se pintan las uñas.
18) Les queda base en la servilleta.

Esto es asunto de ellos única y exclusivamente. No te suicidan, no te pintan las uñas, no dejan base en tu servilleta. Fin.

19) Gritan mucho.

Los emos que conozco son bastante silenciosos (excepto los que vi cuando iban regresando de la marcha que hicieron para protestar porque gente que había leído este mail se juntaba para golpearlos).

20) Se alborotan el pelo por detrás.
21) Les gusta Panda.
22) Les gusta Allison.
23) Adoran las calaveras.

De ahora en adelante, pondré tachados los puntos que llevan el comentario “Es asunto de los emos, a ti no te va ni te viene y si te importa que hagan esto con sus vidas es que deberías conseguirte una propia más interesante”.

24) Los cascaron en Rock al Parque.

¿Ein? ¿Alguien que me explique esto?

25) Se cortan.
26) Ahora todos son emo.

27) Su ideología no tiene historia.

Oh, really. Si me pagaran por cada gente cuya ideología no tiene historia que he visto en mi vida, este blog estaría alojado en dominio propio y con diseño pagado. Eso en primer lugar, y no creo que te dediques a odiar a todas las personas cuya ideología no tiene historia.

En segundo, casi ninguna de las corrientes “urbanas” modernas es seguida íntegramente por personas fascinadas por su historia, profundidad y carga cultural. Son modas, metámonoslo en la cabeza, M-O-D-A-S. Y no tiene nada de malo que lo sean, la gente es libre de seguir la moda para encajar con sus amigos, para sentir que está expresando parte de su identidad, por gusto estético, para ligar, porque así visten las estrellas musicales que escucha, o simple y llanamente porque sí.

En tercer lugar: 27) Su ideología no tiene historia.

28) Son muy sensibles.
29) Todo les afecta.
30) No aceptan las cosas malas.
31) No pueden vivir sin los espejos.
32) Se depilan.
33) Se bañan todos los días.

Pausa para hacer un comentario: ¿Que se bañen todos los días es motivo para odiarlos? Recuérdame no compartir habitación contigo.

34) Son femeninos.
35) Usan delineador.

36) Todas las viejas los adoran.
37) Todo emo tiene novia.

¿Cómo decía? Ah, sí: Envidia.

38) Se pintan el pelo.
39) Adoran a los gay.
40) Idolatran a Michael Jackson.
41) Todo emo le ha dado un beso a un amigo.
42) Usan lentes de contacto.
43) Usan cintas en el cuello.
44) Adoran los colores pastel.
45) Usan Vans de cuadritos.
46) Son miedosos.

47) Son demasiado amables.

¿Y eso es malo?

48) Todos tienen cara de niña.
49) Se ponen jeans desteñidos.
50) Todo lo que se ponen es de marca.

Aquí hay que añadirlo y en grande: ¡Envidia!

(Como alternativa, puede ser la actitud antiglobalización de “Las marcas te esclavizan, sé libre y no, repito, no compres nada de marca. La libertad te prohíbe comprar marcas, sé tú mismo y usa lo mismo que yo y no lo mismo que usan ellos”, que es igual de borreguil que el comprar algo que es de marca sólo por la marca)

51) Son gomelos.
52) Se comen las uñas.
53) Son anoréxicos.
54) Les gusta enviar cadenas.
55) Les encanta “dar amor”.
56) Aman a todo el mundo.
57) Les gustan las rosas.
58) Usan brillo para los labios.

59) Se dejan atracar.

¡Viva! ¡Se dejan atracar! ¡Están indefensos, vamos a golpearlos!

Eso es patético. No hay nada de “cool” ni de interesante, ni de inteligente ni nada parecido, en ir a agredir a alguien a quien consideras en situación de inferioridad respecto a ti. Y si lo haces para reforzar tu sensación de superioridad, entérate: ni el emo más emo del mundo tiene la autoestima tan baja.

60) Lo peor que les puede pasar es tener el pelo crespo.
61) Usan sacos de rayas.
62) Se ponen medias en los brazos.
63) Toda su ropa es talla 14 para niños.
64) Aman a los Padrinos Mágicos.
65) Su himno son las estrellas rosadas y negras.
66) Cantan como niñitas y luego gritan como si tuvieran tos de perro.
67) Todo emo tiene más de 3 pares de sapatos y por lo menos uno con calaveras.
68) Usan pañoletas en todas las partes del cuerpo.
69) Todo emo tiene un cinturón con calaveras o con cuadritos rosados.

70) Vuelven lesbianas a las niñas.

¿Y entonces cómo es que las chicas los adoran? ¿No te estás contradiciendo? Además, el 90% del porno vuelve lesbianas a las mujeres en la pantalla y no veo a virtualmente nadie quejándose por eso.

71) No pueden ver por un ojo.
72) Le comen a los punks, a los metachos, a los skins…
73) Todos tienen por lo menos un iPod (el Nano rosado es su favorito)
74) Controlan el consumo de calorías.
75) Son bulímicos.
76) Todos tienen un hamster, un perro o un gato a quién amar.
77) Lo mejor que les ha pasado es MySpace.
78) Aman Lacoste.
79) Tienen más cosméticos que su novia.
80) Todos son más bien de malas para pensar.
81) Huelen igual que su novia.
82) Se cambian la ropa entre ellos.
83) Toman leche de soya.
84) Le toman fotos al espejo.

85) ¡Porque los emo son la peor plaga existente! ¡Y se reproducen fácilmente!»

Léase: Afirmación gratuita + FUD + tonterías varias.

Querido Anti-Emo: A mí tampoco me gusta la estética emo. A veces me dan miedo y el resto del tiempo me parece entre un poco y un bastante ridícula, y sólo me vestiría de emo para una fiesta de disfraces. Peeeeeeeeeero es SU vida, SU cuerpo, SU ropa, y lo que hagan con ellos es SU problema. No tuyo ni mío.

Las 85 razones las tomé de

http://schemast.blogspot.com/2006/12/85-razones-para-odiar-un-emo.html

(Que no lo dice en serio, simplemente como broma)

Edito porque hace falta: La lista está circulando por ahí como e-mail. Como a mí no me ha llegado el e-mail (mis amigos saben que no me gusta recibir cadenas y normalmente terminan por dejar de enviármelas) lo tomé del blog de arriba porque era el lugar más a la mano, pero el propietario del blog NO es autor de la lista, simplemente la copió del e-mail a su blog. En primer momento, no me pareció necesario aclararlo, pero en vista de los comentarios en ese blog, parece que sí hace falta.

<Voz de aeromoza> Les pedimos perdón por los inconvenientes </voz de aeromoza>

Edito de nuevo porque vuelve a  hacer falta: Por favor, antes de comentar, LEAN la entrada, damn it.