Monthly Archives: mayo 2008

Princesita de porcelana: ¿Buscas a tus amigas Ana y Mia, para que te den tips y te enseñen cómo vomitar?

Las princesas de porcelana, amigas de ana y mia, que buscan hacer carreras de kilos y engañar a la báscula, que quieren engañar al hambre y deshacerse de los kilos que les sobran, necesitan enterarse de esto:

**************************************************************************

La auténtica belleza no depende de cuánto pesas. Sé que muchas personas lo dicen sin creerlo, pero eso no significa que no sea verdad.

Todos los seres humanos nacemos siendo bellos. Y no dejamos de serlo mientras vivimos: sólo olvidamos que lo somos. El espejo puede decir lo que quiera decir, pero entre el espejo y nosotros está nuestra mirada. La mirada que olvida ver la belleza en donde esté, lo mismo en una puesta de sol que en nuestro cuerpo.

Tú eres más que una imagen: eres los ojos que miran a la imagen, así que puedes elegir lo que ves.

Ella es Ana. Ella es Mia. Ellas no son tú, ni tus ojos. Ellas viven en tu mirada y te dicen lo que quieren que veas. Ellas, al igual que tú, han olvidado mirar la belleza, y sólo ven defectos en ti. Se niegan a creer que eres hermosa porque para ellas lo hermoso no existe. Y si les crees, si olvidas mirar la belleza en ti, puedes olvidar verla en todo lo demás.

Las princesas de porcelana se rompen. Tú eres una princesa de carne y hueso. Si intentas ser una princesa de porcelana puedes romperte. Si intentas ser una princesa de sólo hueso, sin carne, puedes romperte.

¿De verdad crees que el estar delgada merece lo que te propones hacer para conseguirlo? Vomitar en el baño, no comer, ayunar durante días sobreviviendo a base de apio y agua, vomitar hasta que la garganta te duela tanto que no puedas cantar, no poder ir al cine porque hay palomitas y hotdogs que te tentarían, mentirle a tu familia en la mesa de la cena, en lugar de dedicarte a pelear con tu hermano pequeño porque apagaste su programa preferido para ver tú la tele, mentirle a los médicos, mentir, mentir, mentir…

No poder andar en bicicleta porque estás débil porque ayunaste, no poder ir a nadar porque estás débil porque ayunaste, no poder ir a bailar porque estás débil porque ayunaste, no poder salir a caminar con tu novio porque comiste tan poco el día anterior que el sólo levantarte de una silla te marea. ¿Vale la pena el dejar de disfrutar de la vida, y al final poner en peligro tu vida, a cambio de absolutamente nada?

Ana y Mia te prometen mucho, pero cobran un precio muy grande a cambio. Pueden hacerte perder peso con una rapidez tremenda, pero te exigen que te odies a tí misma y te consideres fea, cada día un poco más que el anterior. Te exigen que te castigues por comer o por simplemente pensar en comer, cada día un poco más que el anterior. Te exigen que te mueras cada día un poco más que el anterior.

Déjame contarte un secreto que Ana y Mia no te dijeron: Las modelos de las fotos que te pones como thinspiration, para recordar que tienes carne de más y kilos que perder, no son reales. Hay mucho maquillaje, fotógrafos, luces y Photoshop que las hacen verse como se ven, para intentar engañar a la mirada de las personas.

El mundo está lleno de gente que sólo mira la superficie de las cosas, que sólo ve desde donde termina la piel hacia afuera, y que no consigue mirar la verdadera belleza en las cosas. Por eso es que los fotógrafos pasan el Photoshop sobre las modelos, y por eso es que luego las fotos nos engañan, porque nos dejamos engañar y nos olvidamos que no necesitamos vernos igual que ellas para ser hermosas.

Aprende a mirarte con auténtica atención: eres bella. No importa cómo seas ni cuanto peses, ni lo que diga la gente que sólo mira la piel. No los oigas: tú eres bella, sólo que lo olvidaste en el camino.

La vida no va a esperarnos.

Enlaces:

La campaña original.
Ana y Mia
Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia
Asociación de Defensa contra la Anorexia Nerviosa y la Bulimia

Trucos para adelgazar vomitando
ProAna y ProMia, el mejor sitio para adelgazar engañando a tus padres y expulsar los alimentos.
Trucos para princesas de porcelana.
Historias y trucos para princesas de porcelana: cómo vomitar en el retrete.
Trucos para vomitar la comida y ganar carreras de kilos

Las Crónicas de Narnia: el Príncipe Caspian

El fin de semana pasado me lancé al cine a ver El Principe Caspian.

La verdad, no sé si lo que vi fue algo muy bueno o muy malo, pero definitivamente me gustó. Quiero decir, es muy distinta a la primera película en casi todos los sentidos. El León, la Bruja y el Ropero es espectacularmente épica, con unas imágenes que hacen morirse de envidia a los planos de helicóptero de El Señor de los Anillos, con personajes tiernos y absolutamente adorables y una villana que no puede ser mejor.

En cambio, esta segunda parte se toma mucho menos en serio a sí misma. Como prueba, ninguna película había sido capaz de verse como si parodiara a Shrek (que en el libro sale el ratón espadachín, así que viene a ser previo al Gato con Botas, pero aún así suena a gritos a parodia de Shrek).

Entre las muchas cosas que me gustaron, destacaría tal vez la evolución del personaje de Peter. Tiene toda la lógica del mundo que, después de haber sido Rey Supremo de Narnia por quince años (según la cronología de los libros, al menos) tuviera problemas para manejar el volver a ser un chico común y corriente, y que el volver  a Narnia se le subiera a la cabeza. Aunque extrané un poco a Sweet! Peter,  el personaje tiene mucha fuerza (y el OWNED de cuando la bruja lo hechiza no tiene precio) y William Moseley es lo bastante adorable como para que no pueda odiar a Peter haga lo que haga. Me habría encantado oírlo decir que metió la pata, pero con que su actitud lo dijera me conformo.

Ahora, las cosas que no es que no me hayan gustado (porque no hubo nada que no me gustara, propiamente) pero que agradecería que no vinieran en la próxima entrega:

a) Lucy como personaje privilegiado. Creo que esto definitivamente va a suceder de nuevo, si entendí bien lo que dice la wikipedia sobre los libros, pero aún así, agradecería que lo suavizaran un poco. En la primera película es Lucy quien descubre a Narnia, quien lleva a los demás, etc. Y en la segunda, es la única que ve a Aslan al principio y etcétera.

Segundo, y mucho más importante:

b) Los deus ex machina. La solución mágica cuando todo está perdido, que en la primera película son las criaturas de piedra, y Aslan comiéndose a la bruja cuando estaba escrito que los chicos eran quien iba a vencerla, y en la segunda son los ents… digo, los árboles, y el monstruo de agua que rompe el puente. De verdad, habría amado a los productores si hubieran puesto un puente colgante y a Lucy, con su microdaga que no sé ni para qué la desenfundó, usándola para cortar las cuerdas del puente.

En resumen, positiva. Pero, como dije, de un modo muy muy muy distinto a la primera película. Espero que vuelvan a sorprenderme con algo en la tercera entrega.

(Dentro de un rato dobleteo post, que hay una campaña que lo amerita)

Frases para la posteridad presenta:

Profesora de MAF:

– Y aquí no hace falta que me demuestren que ese polinomio es la solución, porque todo eso ya lo vimos, y todos sabemos que ES la solución..

Nirgal:

– ¿En serio?

/* Carcajada general

Eres hermoso, soy tu fan número uno.

Y tú, su novia, eres una prostituta fea, deberías apartarte y dejarle el campo libre a alguien mejor que tú, por ejemplo yo.

Soy tu fan número uno y no entiendo qué haces con Vanessa, mejor anda con Ashley.

Soy tu fan número uno y no endiendo qué haces con Vanessa, mejor anda conmigo.

Sólo quiero decir que eres hermoso, te amo, te adoro, eres lo máximo.

Escríbeme porfa (No estoy dejando mi mail ni ninguna información de contacto, así que si entraras y leyeras esto, y por culpa de una alineación planetaria decidieras escribirme no tendrías manera de hacerlo, pero escríbeme porfa para decirme que me amas. Sé que me amas)

Ya, en serio. Suelo decir que cada gay lleva una quinceañera sobrehormonada dentro, pero viendo cosas como esta… no, no llevo una quinceañera sobrehormonada dentro.

Okey, que aquí están pidiendo que se le escriba como si realmente fuera Zac (mi imaginación no alcanza a imaginar para qué, honestamente) pero en cantidad de otros sitios simplemente la gente escribe como si por arte de magia los mensajes fueran redirigidos al mail privado del ídolo adolescente en turno. Y aunque algunas veces estos leen y contestan, es una vez de cien mil o algo así.

¿En serio creen que su ídolo va a navegar por todas sus propias galerías leyendo todo lo que lo aman, lo adoran, y llevando la cuenta de las chicas que son su fan número uno? ¿Y que les va a hacer caso al grado de dejar a Fulanita para andar con Zutanita (o con ustedes) sólo porque lo dice una desconocida de internet?

¿Creen que Zac y Vanessa, por ejemplo, naveguen en Internet en español? Para empezar: ¿Creen que hablen español?

Ya lo sabía.

(Que sí, todos tenemos derecho a hacer squee y yo soy el primero que lo hace cuando ve fotos de Zac Efron/Poncho Herrera/Justin Timberlake/Chad Faust/un etcétera larguísimo, sin camiseta, pero tengamos un poco de realismo por favor. Escríbele a tu ídolo favorito diciéndole que es hermoso, pero no esperes que te lea. Y mucho menos que te conteste)

(Related link in English)

Frases para la posteridad presenta:

“Todos quieren la paz, y para asegurarla fabrican más armas que nunca. ¿Cómo te lo comes?”

Dicho por Avigrana en Menéame.

¿Soy yo o esto no tiene sentido?

¿Alguien puede explicarme por qué los domingos abren los cines, pero no las clínicas del Seguro Social?

(Oh, sí, abren Urgencias, pero si no tienes una urgencia, sino sólo una consulta normal y no puedes ir entre semana porque tienes clases, te jodes)

Carta a un homófobo.

Te lo prometo: voy a intentar pensar en ti mismo como “una persona” y no como “un homófobo”. Intentaré recordar en todo momento que eres una persona, y no simplemente una voz que “La Homofobia” (odio/miedo/intolerancia/incomprensión/cualquier otra de sus facetas) toma prestada para hablar.

Intentaré, aunque a veces me cuesta trabajo, recordar que detrás de ese teclado hay unas manos escribiendo, y detrás de todos tus argumentos hay una persona que está convencida de tener la razón y estar actuando para bien. Intentaré pensar en ti como una persona, no como un homófobo. Lo único que pido a cambio es que pienses en mí como una persona y no como un homosexual.

Nos hemos encontrado bastantes veces en internet, creo. Somos viejos desconocidos, que quizá deberían intentar conocerse un poco, y es para esto para lo que escribo: para que me conozcas aunque sea mínimamente.

Varias veces me has tachado de cansino, de dar la lata todo el tiempo con mi activismo gay en internet, de no dar un respiro comentando noticias tan irrelevantes como la del chico que no quiere volver a su país porque lo van a ahorcar como ahorcaron a su novio. ¿Qué puedo decir?

Vivo en un país bastante tolerante, al menos comparado con la mayoría. Aquí no nos matan por el hecho de ser homosexuales, o por lo menos, no está sancionado oficialmente que lo hagan. Dentro de ese país, vivo en una gran ciudad, bastante cosmopolita y que, por recibir gente de todo el mundo, ha tenido que aprender a ser tolerante y liberal. En las discotecas, en los parques, e incluso en el metro, puedo ir con un chavo que me guste, tomarlo de la mano y besarlo sin que la ley diga que debería estar en la cárcel por hacerlo. Comparado con muchos habitantes de otros países, gozo de bastantes libertades.

Aún así, me ha tocado ver y vivir la discriminación. Hace menos de cuatro meses, a dos muchachos en mi universidad los propios guardias de seguridad, que se supone que están para proteger a la gente, los arrestaron y los golpearon por estar juntos dentro de un auto. A mí me ha tocado que me griten “maricón” en la calle, y me ha tocado que se me intente humillar llamándome “puto”, y sé que hay lugares donde, si dijera que soy homosexual, recibiría a cambio una paliza. Puedo decir que sé lo que es el odio y el miedo de la gente porque los he vivido en propia carne, así que puedo hacerme una idea de lo que debe ser vivir en un país donde por el sólo hecho de ser homosexual la gente puede arrestarte, encarcelarte, torturarte y matarte.

Y no me parece justo. Sé que es posible gozar de libertad para amar, incluso más de la que yo tengo, y me parece injusto que haya a quien le sea negada.

Si yo fuera rey del mundo, si yo fuera presidente, si yo fuera… si yo fuera, esto sería distinto. Pero no lo soy. Soy un estudiante de 22 años con una computadora y una conexión a internet, que muchas veces no puede hacer nada para ayudar al chico iraní, dos años menor que yo y que si vuelve a su país lo matan por el crimen imperdonable de ser como es, excepto escribir y hacer eco a quienes piden que no lo obliguen a volver, con la esperanza de que en algún momento esto lo escuche alguien que pueda hacer algo más.

Es por eso que envío links a sitios de noticias, es por eso que pongo mi firma en las peticiones online que realiza la gente para que ayuden a estos chicos, es por eso que hago ruido. Lamento que el luchar por que se nos considere personas iguales a todos los demás te resulte molesto.

Sé que en algunas cosas no estamos de acuerdo, que consideras que tener dos padres en lugar de un padre y una madre puede dañar irreparablemente a un niño. Yo considero que lo puede dañar aún más no tener ningún padre en absoluto. El ser homosexuales no nos impide amar, y mucho menos cuando el amor no tiene que ver con el sexo, como lo es el de un padre hacia un hijo. ¿Estás dispuesto a afirmar y sostener que el tener determinados cromosomas es más importante que el saber amar y el desear proteger?

¿Estás dispuesto a afirmar y sostener que dos personas del mismo sexo, que se aman, no tienen derecho a desear unir sus vidas y que se reconozca esta unión como se reconoce la de dos personas de distinto sexo?

Éste soy yo, un muchacho de 22 años que lo único que quiere es encontrar alguien a quién amar y poder salir a la calle a plena luz del día, tomados de la mano, sin necesidad de tener miedo. No te pido que me apoyes, ni que me entiendas. Sólo que me respetes y que recuerdes que, al igual que tú, soy un ser humano.

(No quería romper el ritmo de posteo, pero esto tenía fecha límite de entrega)

Hype Squee.

¿No hay nadie por aquí que quiera hacer squee conmigo?

Es que acabo de ver el trailer de Mamma Mia! y… y… ¡Y va a ser THE BESTEST FUCKING MOVIE EVER!!

Hace dos años empecé a ver en todas partes carteles de una obra llamada “Mamma mia”, en los que lo único que salía era una chica vestida de novia. A primer golpe de vista, no me pareció nada interesante. Luego vi más carteles, un tanto distintos, y tampoco me pareció taaaan interesante (¿Qué puedo decir? No era el adicto a los musicales que soy ahora, aunque ya me gustaban bastante)Y luego leí un resumen en el que me enteré que venía con música de ABBA. Para ese entonces, ya me encantaba ABBA (aunque de nuevo, no tanto como ahora). Tardé lo que me tomó leer el resumen en pasar de “No voy a gastar dinero que no tengo en ver eso” a “OMG! ¿De dónde saco dinero para ir? ¿Puedo asaltar un banco? Tengo que verla, tengo que verla, ¡TENGO QUE VERLA!”Porque, literalmente, no tenía dinero para ir. Aproveché la bondad de unos familiares que me dejaron lavarles el tinaco a cambio de lo que costaba el boleto. Completé el resto de mi bolsillo… y me quedé con el dinero exacto para llegar a la universidad al lunes siguiente. Llegué a pedir prestado no digamos para mis galletas diarias, sino para poder tomar el metro.

Pero valió la pena al cien por ciento: es la mejor cosa que haya visto en teatro nunca. La puesta en escena directo de Broadway, con actuaciones geniales, una trama divertida, bailarines espectaculares que bailaban más desnudos que vestidos y por encima de todo, incluso de los bailarines, ¡ABBA!

El final de la obra se convirtió en un concierto en el que los actores se volvieron cantantes y levantaron a la gente de sus asientos y nos hicieron gritar hasta quedarnos roncos y felices. En el meme de fin de año, el boleto para Mamma Mia! fue sin discusión posible la mejor compra del año.

Y ahora, directo desde Joligud para todo mundo: La película.

Todo se ve tan bien, tan ad hoc que no puede serlo más. Meryl Strepp hace una Donna genial, Amanda Seyfried, aunque al principio me hacía dudar para el papel de Sophie, se ve que lo hace muy bien, definitivamente no pudieron elegirse a nadie más perfecto que Pierce Brosnan para Sam, y acabo de reconciliarme completamente con Dominic Cooper para interpretar a Sky. Que el pobre chico debería demandar a la IMDB, porque las fotos que tiene ahí lo hacen verse imbécil, cuando en la película se ve que es capaz de ser tierno y sexy si se lo propone.

Fuck. Fuck fuck fuckfuckfuckfuckfuckfuck…¿Ya es verano? ¿Ya puedo ir al cine a verla? ¿Por qué tiene que llegar a México algo así como tres meses después que en USA?

No quiero saber.

Todos hemos oído alguna vez mencionar el tema.

Existen canadienses francófonos, que se sienten orgullosos de no saber inglés.

Existen, obviamente, muchos estadounidenses que tienen a gala no saber español.

Conozco académicos que se vanaglorian de no haber visto nunca telenovelas, o cine de Joligud, o haber leído a Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

Y sé que en algunos círculos de esnobismo cultural se considera elegante y “culto” no saber sobre ciencia. (O sobre cómics, o sobre internet, o etcétera etcétera)

Honestamente, es una actitud que me resulta completamente incomprensible. Quiero decir, estoy completamente de acuerdo en que existe el conocimiento inútil, sin el cual uno puede pasarse perfectamente. Yo, por ejemplo, no sé nada de elaboración de cartas astrales, pero si en algún momento me toca leer algo de eso y una parte se me queda en la memoria, no voy a lamentar saberlo ni avergonzarme de saberlo (Igual que recuerdo por haberlo leído algouna vez que la película que ha ganado más Óscares sin llevarse el de Mejor Película es Cabaret, y por el contrario, Gran Hotel ganó el premio mayor sin siquiera estar nominada a algún otro Oscar)

No veo los Simpson. Lo que he visto de la serie me parece desagradable y tonto, pero de hecho, tengo en mi lista de pendientes sentarme algún día a ver un capítulo completo, para poder afirmar con total seguridad que es algo que no me gusta. Y entre tanto, no me molesta para nada no saber de los Simpson (ni de astrología, ni de etcétera etcétera)

Pero, ya en serio: ¿Sentirte orgulloso por ignorar algo? Puedo comprender que no te importe no saberlo, pero de ahí a vanagloriarte de ausencia de conocimiento… no me cabe en la cabeza. Por más que me esfuerzo, es una de esas cosas que no consigo comprender.

A menos que uno sea de quienes creen que la ignorancia es fuerza

Frases estúpidas para la posteridad presenta:

Por partida doble. Frase estúpida número 1:

¿Tiene 86 años? ¡Pero si ya está respirando aire de sobra! Yo creí que era joven…

(Escuchada al azar en la calle. No sé cómo no me di la vuelta a insultar a la tipa que lo dijo. Si es una frase que se comenta sola.)

Y frase estúpida número 2:

No podemos pensar en la Amazonía como si fuese un santuario de la humanidad…

Lula da Silva, presidente de Brasil. En parte de un discurso en el que señalaba que el progreso no puede detenerse por causa de la Amazonia.

Supongo que lo que sigue es decir que no podemos pensar en el mundo como si fuera un santuario de la humanidad…