Carta a un homófobo.

Te lo prometo: voy a intentar pensar en ti mismo como “una persona” y no como “un homófobo”. Intentaré recordar en todo momento que eres una persona, y no simplemente una voz que “La Homofobia” (odio/miedo/intolerancia/incomprensión/cualquier otra de sus facetas) toma prestada para hablar.

Intentaré, aunque a veces me cuesta trabajo, recordar que detrás de ese teclado hay unas manos escribiendo, y detrás de todos tus argumentos hay una persona que está convencida de tener la razón y estar actuando para bien. Intentaré pensar en ti como una persona, no como un homófobo. Lo único que pido a cambio es que pienses en mí como una persona y no como un homosexual.

Nos hemos encontrado bastantes veces en internet, creo. Somos viejos desconocidos, que quizá deberían intentar conocerse un poco, y es para esto para lo que escribo: para que me conozcas aunque sea mínimamente.

Varias veces me has tachado de cansino, de dar la lata todo el tiempo con mi activismo gay en internet, de no dar un respiro comentando noticias tan irrelevantes como la del chico que no quiere volver a su país porque lo van a ahorcar como ahorcaron a su novio. ¿Qué puedo decir?

Vivo en un país bastante tolerante, al menos comparado con la mayoría. Aquí no nos matan por el hecho de ser homosexuales, o por lo menos, no está sancionado oficialmente que lo hagan. Dentro de ese país, vivo en una gran ciudad, bastante cosmopolita y que, por recibir gente de todo el mundo, ha tenido que aprender a ser tolerante y liberal. En las discotecas, en los parques, e incluso en el metro, puedo ir con un chavo que me guste, tomarlo de la mano y besarlo sin que la ley diga que debería estar en la cárcel por hacerlo. Comparado con muchos habitantes de otros países, gozo de bastantes libertades.

Aún así, me ha tocado ver y vivir la discriminación. Hace menos de cuatro meses, a dos muchachos en mi universidad los propios guardias de seguridad, que se supone que están para proteger a la gente, los arrestaron y los golpearon por estar juntos dentro de un auto. A mí me ha tocado que me griten “maricón” en la calle, y me ha tocado que se me intente humillar llamándome “puto”, y sé que hay lugares donde, si dijera que soy homosexual, recibiría a cambio una paliza. Puedo decir que sé lo que es el odio y el miedo de la gente porque los he vivido en propia carne, así que puedo hacerme una idea de lo que debe ser vivir en un país donde por el sólo hecho de ser homosexual la gente puede arrestarte, encarcelarte, torturarte y matarte.

Y no me parece justo. Sé que es posible gozar de libertad para amar, incluso más de la que yo tengo, y me parece injusto que haya a quien le sea negada.

Si yo fuera rey del mundo, si yo fuera presidente, si yo fuera… si yo fuera, esto sería distinto. Pero no lo soy. Soy un estudiante de 22 años con una computadora y una conexión a internet, que muchas veces no puede hacer nada para ayudar al chico iraní, dos años menor que yo y que si vuelve a su país lo matan por el crimen imperdonable de ser como es, excepto escribir y hacer eco a quienes piden que no lo obliguen a volver, con la esperanza de que en algún momento esto lo escuche alguien que pueda hacer algo más.

Es por eso que envío links a sitios de noticias, es por eso que pongo mi firma en las peticiones online que realiza la gente para que ayuden a estos chicos, es por eso que hago ruido. Lamento que el luchar por que se nos considere personas iguales a todos los demás te resulte molesto.

Sé que en algunas cosas no estamos de acuerdo, que consideras que tener dos padres en lugar de un padre y una madre puede dañar irreparablemente a un niño. Yo considero que lo puede dañar aún más no tener ningún padre en absoluto. El ser homosexuales no nos impide amar, y mucho menos cuando el amor no tiene que ver con el sexo, como lo es el de un padre hacia un hijo. ¿Estás dispuesto a afirmar y sostener que el tener determinados cromosomas es más importante que el saber amar y el desear proteger?

¿Estás dispuesto a afirmar y sostener que dos personas del mismo sexo, que se aman, no tienen derecho a desear unir sus vidas y que se reconozca esta unión como se reconoce la de dos personas de distinto sexo?

Éste soy yo, un muchacho de 22 años que lo único que quiere es encontrar alguien a quién amar y poder salir a la calle a plena luz del día, tomados de la mano, sin necesidad de tener miedo. No te pido que me apoyes, ni que me entiendas. Sólo que me respetes y que recuerdes que, al igual que tú, soy un ser humano.

(No quería romper el ritmo de posteo, pero esto tenía fecha límite de entrega)

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comentarios

  • Yuki  On mayo 25, 2008 at 5:11 am

    En serio, genial, admirable, muy bien expuesto. Quería darte mi apoyo y no sabía cómo, así que dejo este comentario >_< es todo lo que puedo hacer😦

    Hay gente que sufre, que tiene miedo, que no puede vivir su vida ni lo que siente por gente con una actitud incomprensible. Hace falta más gente como tu, dispuestos a pelear un poco por cambiar las cosas y a ver si un día conseguimos que desaparezca tanta actitud absurda ante cosas que uno no ha elegido ni puede cambiar.

  • Yuki  On mayo 25, 2008 at 5:11 am

    En serio, genial, admirable, muy bien expuesto. Quería darte mi apoyo y no sabía cómo, así que dejo este comentario >_< es todo lo que puedo hacer😦

    Hay gente que sufre, que tiene miedo, que no puede vivir su vida ni lo que siente por gente con una actitud incomprensible. Hace falta más gente como tu, dispuestos a pelear un poco por cambiar las cosas y a ver si un día conseguimos que desaparezca tanta actitud absurda ante cosas que uno no ha elegido ni puede cambiar.

  • Yuki  On mayo 25, 2008 at 5:11 am

    En serio, genial, admirable, muy bien expuesto. Quería darte mi apoyo y no sabía cómo, así que dejo este comentario >_< es todo lo que puedo hacer😦

    Hay gente que sufre, que tiene miedo, que no puede vivir su vida ni lo que siente por gente con una actitud incomprensible. Hace falta más gente como tu, dispuestos a pelear un poco por cambiar las cosas y a ver si un día conseguimos que desaparezca tanta actitud absurda ante cosas que uno no ha elegido ni puede cambiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: