Monthly Archives: agosto 2008

Lista estúpida.

Cosas que no puedes hacer si te rebanaste la punta del dedo mientras cortabas un limón:

Sin la curita:

– Escribir en la computadora. (Al final, pudo más la adicción a Internet, pero sigo preguntándome por qué tantas palabras tienen E, D y R)

– Encender una cerilla.

– Atarte las agujetas.

– Coser a mano. El dedal no sirve de nada: raspa.

– Tomar palomitas mojadas en salsa.

– Cortar limones.

– Rascarte a gusto.

Ni siquiera con la curita:

– Lavar los trastes. La curita se cae, la cortada se abre y mancha.

– Rallar queso.

– Tocar objetos calientes.

– Amasar pasta para pizza.

– Lijar madera.

– Bañar al perro (Bueno, podemos resumirlo en casi cualquier cosa que involucre agua)

Consejo final: Intenta no rebanarte al día siguiente un dedo en la otra mano. No es una buena idea.

Alerta: Dioses olímpicos dentro.

Tengo que confesarlo: Para mí, “Juegos Olímpicos” significa “Gimnasia”. Y “Gimnasia” puede traducirse como “Chicos en lycra”, o lo sería si no fuera porque también me interesan la parte atlética y artística. Pero me interesan, sobre todo, los chicos en lycra.

Y como es algo que sucede cada cuatro años, merece que se le preste atención. Toda la atención posible.

Así que aquí, hoy, “Seres humanos dentro” presenta a los gimnastas olímpicos a los que vale la pena ver (Lo admito, es posible que algunos se me pasaran)

(Post extremadamente NO apto para conexiones de baja velocidad. Y con exagerado contenido de hombres en ropa ligera y ceñida)

Seguir leyendo

Frases para la posteridad presenta:

La vida sería maravillosa si tan sólo supiéramos qué hacer con ella

[Greta Garbo dixit]

Frases para la posteridad presenta:

“Una cosa es tener fe en la bondad humana. Otra es ser pendejo”

(Cosas como esta son las que me hacían amar a mi profesor de PDE)

Death Note

Aunque  nunca he sido demasiado aficionado al anime (Yo fui de la generación Dragon Ball, Ranma 1/2 y Caballeros del Zodiaco, y de esas sólo vi dos, y nunca llegué a ver ningún shojo), y últimamente menos porque no he tenido tiempo de ser aficionado a NADA (Con las excepciones de Héroes y Kyle XY, porque incluso Noah’s Arc no la he visto como se debe) tengo que hacer una excepción en lo que respecta a Death Note.

No he visto bien el principio, pero aún así puedo afirmarlo por lo que he visto: Es una obra maestra.

Parte de una idea muy original: ¿Qué harías si te encontraras con un cuaderno que te permitiera matar a cualquier persona con sólo escribir su nombre en él? Lo que decide hacer Yagami Light, es limpiar el mundo de personas que él considera criminales para convertirlo en un lugar de paz.

Después que empieza a matar gente y es bautizado como Kira, el mejor detective del mundo, un genio que sólo es conocido bajo el nombre de L, es contratado para enfrentársele. A partir de ahí, la situación se vuelve un tira y afloja increíble entre ambos que termina…

No, no voy a contar cómo termina. Es mejor verla.

Además, tengo que irme a dormir YA.

Frases para la posteridad presenta:

“Las mujeres no tienen alma porque obligaron al hombre a comer manzanas.

Si hubiera sido chocolate, por lo menos habría valido la pena.”

(Elfangor dixit)

Pregúntale a Google… o no.

Para quien llegó aquí buscando a Marat Safin bajándose los pantalones:

Lamento haberte decepcionado. Busca en youtube un video titulado “To Safin’s credits”. Es lo más parecido a lo que estás buscando, creo. Y hay cantidad de galerías. Está Safinator.com, por ejemplo, que tiene muchas fotos del chico sin playera, aunque creo que no hay ninguna en la que salga sin pantalones (si la hubiera, estoy seguro que la tendría en mi disco duro)

Y los dos que buscan “Video de seres humanos raros”, fílmense y pásenmelo para colgarlo.

(Hay otros tags, pero no se me ha ocurrido una frase ingeniosa para comentarlos)

Masturbación política.

Está por cumplirse una semana que se realizó la Consulta Ciudadana sobre la Reforma Energética.

No voy a hablar sobre la reforma, básicamente porque no me he informado lo suficiente sobre qué va. Voy a hablar sobre la consulta.

La consulta fue, en resumen, un acto de onanismo puro, de mirarse en un espejo y preguntarle qué partido es el más bonito y democrático sabiendo de antemano lo que va a contestar.

No importa que el gobierno federal haya hecho campaña en favor de la reforma energética (ese es un punto aparte, en mi opinión fue una reacción innecesaria, que costó mucho y que no sirvió de absolutamente nada así que podían habérselo ahorrado): mientras menos democráticamente juegue tu oponente, mientras más manipule las cosas, más éticamente deberías actuar tú. La última vez que me enteré, el fin no justificaba los medios.

Pero, por supuesto, es demasiado pedir al partido que hizo una ensalada de sus propias elecciones después de virtualmente decir que eran los únicos con credibilidad en todo el país en el 2006. Era demasiado pedir que pusieran preguntas limpias y que no pusieran pancartas gigantes en las que venía la pregunta, con un “sí” que casi hacía falta lupa para leerlo y un NO que se leía desde dos cuadras de distancia.

En segundo lugar, a mí me habría encantado ver una Consulta Ciudadana sobre la Consulta Ciudadana. Me pregunto cuántas personas responderían sí a la pregunta (usando la misma estrategia en las preguntas que se usó) ¿Está usted de acuerdo en que se gasten millones de pesos en una consulta que no tiene ningún valor, o preferiría que fueran destinados a un programa de becas para que sus hijos estudien la preparatoria?

Porque, seamos sinceros, la consulta no dijo nada que no supiéramos ya: que los simpatizantes del PRD se oponen a la consulta porque el PRD se opone a la consulta, y que están dispuestos a votar a cambio de una gorra. Y, por supuesto, a decir lo que quienes organizaron la consulta quieren escuchar. Antes que me digan que al menos es gente que participa, diré que no lo hace. Ir y estampar tu huella y un tache en una boleta no es suficiente participación política (como no lo es votar en las elecciones) sino sólo un principio. Me encantaría ver un foro nacional en el que se sujetara el tema a una discusión profunda, estilo los que organizaba Art Randolph en Marte, con participación de todo mundo: científicos, economistas, políticos, gente del pueblo. Me encantaría ver que cualquier persona pudiera acercarse a ofrecer una idea, una propuesta, un comentario.

Y me encantaría que la discusión no se redujera a usar los medios y los recursos públicos para gritar que nuestra propuesta es la que vale y los otros son los malos. Entonces, una consulta ciudadana tendría mucho más sentido.

Considero que el referéndum, el poner al pueblo a votar una ley, es un excelente sistema político. O lo sería, si no viviéramos en una república de chocolate.