Jacarandas

Ayer, dos semanas antes de primavera, florecieron las jacarandas.

Habían estado creciendo en silencio, arriba, mirando tu cabello cada día. Y como tu mirada nunca subía a buscarlas, decidieron bajar a buscarla ellas, y se lanzaron planeando hacia abajo.

Así que hoy, cuando saliste a la calle con la llave en una mano y el libro en la otra, para llegar a la última media hora de la primera clase, te encontraste con una alfombra violeta y suave en el suelo, tan violeta y tan suave que pisarla te daba un no sé qué.

Te tomaste dos segundos para mirarla, y luego tuviste que caminar sobre ella, sintiéndote Jack Nicholson la noche del Oscar, un porteador de la Virgen en Semana Santa y una princesa el día de su boda, todo al mismo tiempo.

Y después, te sumergiste en los automóbiles cruzando la luz roja, el metrobús atestado y el metro aún más atestado, pero todo era distinto, más violeta y más suave.

Porque hoy, dos semanas antes de primavera, florecieron las jacarandas.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: