Monthly Archives: octubre 2010

Rozando la muerte

Ayer estaba transbordando en el metro cuando encontré a una chica, literalmente hecha bola al pie de las escaleras, llorando sin que nadie se detuviera a siquiera ofrecerle un kleenex.

Cuando me detuve a preguntarle… me dijo que un amigo suyo, con el que tenía una relación de años y al que acababa de dejar a un par de estaciones de distancia, estaba muerto porque lo acababan de atropellar. Que la policía le había marcado desde el celular del chico para avisarle que había muerto.

Me pasé cerca de tres cuartos de hora junto a ella, escuchándola repetir una y otra vez lo mismo, hasta que se calmó lo suficiente para salir a fumar y caminar. Ya con el aire se calmó un poco, y al final se puso lo bastante bien para ir a su casa.

Y luego, hoy en la noche al salir del museo nos encontramos con un hombre al que habían atropellado y le ayudamos a llamar una ambulancia. Estuvimos ahí hasta que llegó la policía y luego los médicos a hacerse cargo.

Dos atropellados, en dos días. Uno de ellos muerto, al que ni siquiera conocí pero por lo que me contaron, era una buena persona.

No es de extrañar que esté de un humor un poco más sombrío que de costumbre.

Anuncios

¡Los dioses me quieren!

Davey Wavey pregunta en su blog sobre nuestras frases para comenzar el día llenándonos de energía y ánimo.

La verdad es que no tengo ninguna para comenzar el día… pero tengo muchas para usar a lo largo del día.  Tantas, que algunos de mis amigos pierden la paciencia, quejándose de que yo “siempre estoy de maravilla”. Bueno, pues es que lo estoy.

En el comedor del trabajo algunos amigos se ríen cuando digo extáticamente que “los dioses me quieren” simplemente porque hay sandía, o agua de naranja, o flan para el postre. Pero esa clase de cosas son las que me permiten mantener el ánimo a lo largo de todo el día. ¿Por qué sólo comenzar el día con una frase positiva? Hay que tenerlas para todo el día.

Así que, si tuviera que elegir una frase para iniciar, sería “Hoy va a ser un día genial”. Y a lo largo del día recordármelo con una de mis frases favoritas:

“LA VIDA ME QUIERE”.