Archivos en la Categoría: Joligud

Frases para la posteridad presenta:

Soy fabulosa, no inútil.

(Eating Out)

English post: Why couldn’t she just say “World Peace”?

Well, it has made a lot of sound, so most people should know what am I talking of when I mention Miss Carrie Prejean. In case they don’t, here’s a quick excerpt:

Carrie Prejean was Miss California 2009, and she was the favorite to win the Miss USA Pageant. But, in one of the lasts round of questions, Perez Hilton asked her about her opinion about legalisation of gay marriage in all USA. The answer was (quoting Wikipedia):

“Well I think it’s great that Americans are able to choose one way or the other. We live in a land where you can choose same-sex marriage or opposite marriage. You know what, in my country, in my family, I do believe that marriage should be between a man and a woman, no offense to anybody out there. But that’s how I was raised and I believe that it should be between a man and a woman.”

So…

Lets see: Is it great to have the choice, but you think it should be only between a man and a woman?

Honestly, doesn’t make sense to me.

But then, everybody knows what’s next. She didn’t win and ended as runner-up. Everybody, starting with Perez Hilton himself, said that answer was the reason she lost the crown. And she in a sudden became the new Bigot Marthyr Poster Girl. Another copy here.

I’ve seen some places which state that her civil rights were violated, as she didn’t get to win because she excercised her free speech. Kind of this:

funny pictures

O RLY?

Actually, I said she didn’t lost her crown for what she believes, and we should think carefully before we say she lost because of what she said. We could say she lost because she stood on a certain political posture. Anybody could ask what’s the difference. I mean, everybody has the right to stand the political posture they believe on, right?

Well, yeah. But we are forgetting something: the question rounds in Miss USA Pageant are to evaluate the contestants in every way possible, to see if they fit or not the profile required for the winner. If they thought she didn’t fit because she lacked empathy or something else, well… that’s what pageant judges are for.

Imagine for a second she had said she believed global warming and ozone hole are hoaxes, and we shouldn’t care about CO2 emissions, CFC’s, energy wasting and so on. Would I have to post this? Not at all. Everybody would agree such an answer would worth the de-qualification. Or at least, the loss of many points.

Marriage is the same, just with a more delicate issue, and one where there isn’t the same level of agreement there is for environment care. O.K, I admit it, one where there isn’t any level of agreement. But, just as Carrie Prejean has the right to stand for her beliefs, don’t the judges have the same right? If they think being opossite to gay marriage shows a personality less desirable to become Miss USA, we should grant them the same right Carrie Prejean had. She could express her beliefs, while being broadcasted to national audience. Don’t the judges have the right to express their beliefs through their votes?

Now, that’s one thing. Another is jump, insult Prejean (who, in fac, expressed her views in a sincere and respectful way, and both things are pretty respectable) and call her “Dumb Bitch” like Hilton did. It’s not playing fair.  We can argue with her, ideas against ideas and not people against people. She looked like someone reasonable enough to talk to her about the issue. Insulting doesn’t lead to anything.

The funny thing is that most of the storm created after this… wasn’t caused by Prejean at all. It was caused by Hilton and some other gay supporters in one side, and NOM and NOM-like organizations in the other. That’s senseless and useless.

(I won’t talk about her topless photos. Even if they show her lack of coherence, it would be an Ad hominem attack)

Just one las thing: She said she was proud with her decission, didn’t regret her statements, and yet felt like a winner. Could we, please, leave it as it is?

Ban day: ¿Qué ******* pasó aquí?

“No sé si esto es un berrinche de usuarios de 15 años contra administradores de 16 o viceversa.”
El Catalejo

Hace tiempo, allá en mis años mozos cuando me rasuraba cada cinco días y veía pr0n en internet una vez al mes y sin guardarlo en el disco duro, fui miembro del coro de una iglesia.

Comenzó siendo algo fabuloso. Y terminó de una forma dramática cuando un chico recién llegado al grupo juvenil que formaba el coro se enfrentó con el “presidente” designado y lo corrieron. Como no podían simplemente correrlo, se sacaron del bolsillo una regla que fijaba un límite de edad para estar en el grupo y como efecto colateral, la tercera parte de los miembros se quedó fuera de golpe. Me molestó ver a gente que admiraba sacar lo peor de sí mismos por un conflicto sin sentido. Duré un par de meses más ahí y terminé marchándome por voluntad propia. Después de ver eso, no le encontraba sentido a seguir en ese grupo.

¿A qué viene esto?

Para quienes no usen Menéame, o lo usen pero se hayan pasado los dos últimos días durmiendo bajo una piedra, tuvimos un evento especial, único, que no volveremos a ver (si tenemos un poco de suerte) durante toda la existencia de la web: El Big Ban.

Digo, no, el Ban Day.

Veamos. Un resumen simple:

Inicia resumen del Ban Day, desde mi perspectiva.

me_meneo_pensando_en_ti (Abreviado por decisión popular como MMPET, lo que me parece estupendo, uno sabe que es bueno ahorrarse letras si podemos escribir acrónimos, ROFLMAO) era hasta el día de ayer uno de los usuarios “élite” de Menéame, no sólo por el karma sino por las características y calidad de sus envíos.Y por números puros, todo sea dicho, que tenía 4400 noticias enviadas y 561 en portada. Vale, que mezvan sólo hay uno, pero aún así era un usuario con bastante prestigio.

El problema empezó a gestarse cuando MMPET envió la noticia “Cómo explicarle a un niño que no juegue con la comida” y fue descartada por microblogging. Según la wiki de Menéame:

El microblogging es un error frecuente entre usuarios con poca experiencia e incluso entre usuarios veteranos ¿Qué quiere decir que un meneo es microblogging? Generalmente, que inventa o elabora la noticia en la entradilla, el titular y las etiquetas, de forma que estos no reflejan el contenido del sitio enlazado, o que lo distorsionan de forma que no quiere decir lo mismo que el meneo original. Las consecuencias de enviar o votar un envío que es microblogging pueden ser votos negativos o incluso descartes por violar las normas.

Otro error relacionado con el microblogging es la introducción de opinión personal en los campos del meneo. En menéame, el lugar para opinar son los comentarios.

Recordemos que Menéame no es una fuente primaria: no produce información, sólo la distribuye. Si lo que quieres menear es microblogging, lo correcto es buscar un enlace donde se diga lo mismo que en la entradilla del meneo y menearlo.

[Nota: la información contenida en esta página es sólo de carácter informativo, en ningún caso normativo]

Y se refuerza en los TOS de Menéame:

El título, entradilla, geolocalización y etiquetas de los envíos, como así también la categoría en el que se inserta, debe reflejar y no distorsionar el contenido del enlace. Menéame no es un sitio de microblogging, o para generar noticias u opinión en el espacio reservado para la descripción del envío.

En la noticia en concreto que nos ocupa, se aducía que el microblogging era porque la noticia original no contenía nada sobre decirle a un niño que no juegue con la comida, sino las obras de un artista que diseña paisajes con comida y pone muñecos de juguete a interactuar con los escenarios.

Según dicen los administradores, se le dio tiempo para editar la noticia, y al negarse a hacerlo o a justificar adecuadamente su redacción de la noticia (lo cual es cierto, puede verse en los comentarios), fue descartada a mano por un admin. Esto, aunque un poco exagerado, es válido. Mi impresión es que a menos que la violación de las normas de uso sea exageradamente clara, como una página que promueva abiertamente la xenofobia o algo así, existe cierta flexibilidad en la aplicación de esta norma. Algunas noticias de microbloggin sobreviven y otras son descartadas, y ésta fue descartada.

Entonces, en un comentario de la noticia, se empezó a gestar la tragedia. Un usuario habló de otra noticia, enviada unas cuantas horas después, que tenía las mismas características y que no sólo no fue descartada, sino que llegó a portada. Ahí mismo discuten sobre si ambas noticias son ejemplos de lo mismo, o de si una es más microblogging que otra, o si una sí y otra no, o si etcétera. Whatever.

El caso es que MMPET puso un comentario quejándose sobre el tema en esa noticia (se puede seguir el hilo para pescar los demás comentarios, no voy a poner enlace a todos) y luego fue a otra noticia suya a quejarse en cuatro comentarios seguidos sobre la injusticia de que la otra noticia hubiera llegado a portada y la suya no.

Francamente, es un acto de mal gusto. La noticia en la que se queja está muy lejanamente relacionada con las noticias causantes del problema. (ambas son de fotografía… y ya, no hay más relación) Da la impresión de que estaba buscando quejarse, fuera donde fuera, y usó esa noticia porque estaba recibiendo muchos votos así que era probable que mucha gente la leyera. Si lo hubiera hecho en una noticia ajena creo que habría justificado al menos una amonestación fuerte.

Y al parecer, en el intermedio había enviado un correo a perl, el administrador de Menéame, y recibido respuesta, porque pegó en sus comentarios trozos de la respuesta. Hasta aquí tenemos el trasfondo. La mayoría de la gente olvidó toda esta historia previa y se centró en lo que sigue:

La reacción casi instantánea fue el baneo de MMPET por, en teoría, revelar datos personales de perl en internet, más intentar pedir votos para su noticia desde jonéame, un clon-parodia de Menéame. (y no estoy seguro de si hubo más interacción con jonéame, pero según los admin, la había habido y en cantidad previamente a los descartes y los baneos)

Aquí veo que todavía los excesos vienen, más que nada, de la administración, aunque como dije, lo que hizo MMPET fue algo poco civilizado. Una buaaambulancia habría bastado para reducir la discusión a un nivel manejable, además de que en realidad no se publicó ningún dato personal y/o comprometido, sólo partes de un mensaje que el propio perl envió. Sinceramente, no veo motivo del baneo.

Aunque, y aquí debo abrir un paréntesis, no es que en Menéame haya doble vara de medir a la hora de juzgar a los ·admin o enchufados comparados con los usuarios normales. Es que en Menéame hay una vara de medir distinta para cada usuario, dependiendo no sólo de los actos en concreto sino de la historia previa de las actitudes de cada usuario. Para juzgar el presente se toma en cuenta el pasado y es necesario darles a los admin el beneficio de la duda. Es posible, posible, repito, que el ban esté justificado, pero a primera vista me parece que no.

Entonces, MMPET escribió un post en su blog sobre su propia visión de estos eventos, que fue enviado a Menéame. La noticia generó polémica, por su puesto, y se llevó una buena ración de votos negativos. Entonces, en un comentario de esa noticia (van 2049 para cuando escribo esto, no voy a buscar el comentario exacto), un usuario puso la lista de los que habían votado negativo a la noticia, y fue baneado.

No he encontrado si existe una regla específica prohibiéndolo, pero la regla de facto al menos es que esta clase de listas no son convenientes porque impulsan a la vendetta de negativos. Y kaboom, el usuario que puso la lista fue baneado, lo cual también me parece excesivo. En algunos casos, ha habido usuarios que dan información más extrema y lo único que se hace es editar el comentario. Recuerdo el caso del conductor que mató a un chico que iba en bicicleta y luego demandó a los padres por daños en el auto: alguien se las arregló para seguir la información de las placas del auto hasta llegar a dirección, teléfono y DNI, y las escribió en un comentario que incitaba a la persecución. No fue baneado, sólo se eliminaron los datos del comentario y se le advirtió que no lo hiciera. Incluso contando con que en Menéame se juzga a un usuario por su historia y no sólo por sus actos, un baneo es exagerado.

Todo el mundo sabe lo que sigue: la bola de nieve rodó, centenares de usuarios se “solidarizaron” haciendo copypaste de la lista en sus comentarios y fueron baneados, llenaron la cola de pendientes con noticias auténticamente basura y lograron llevar algunas de sus quejas hasta el topvotted no sólo del día o semana, sino de todos los tiempos.

Termina resumen del Ban Day, desde mi perspectiva. Inician opiniones aún más personales.

Lo que vimos fue un espectáculo risible, lamentable, o ambas cosas. La última vez que me enteré, la lista de baneados iba por 540 miembros, y era alrededor de hace diez horas. Por un lado, los administradores se enfrentaron con el problema de tener que pedir disculpas y admitir una extralimitación o banear a todos los que lo “pidieran”, con lo que se encontraron cerrando cuentas de algunos usuarios con años de antigüedad… todo por una tontería. Algo le faltó al equipo de administradores, y fue criterio. Y por falta de criterio, todo se les fue de las manos.

Por otro lado, los usuarios se portaron de la forma más infantil posible. Protestar en masa lo entendería, darse de baja en masa sería pasable, pero esto fue demasiado irracional. Pedir ser baneados para después quejarse de los baneos es victimismo gratuito, crear clones para hacerlos banearse aún más, y llenar la cola de pendientes con noticias sobre la cola de Britney Spears es revanchismo inútil. No se saca NADA de ahí. Algo le faltó a los usuarios, y fue madurez. Y por falta de madurez, convirtieron lo que podría haber sido una autorreflexión valiosa en un juego vacío.

No fue un buen día para Menéame, como diría el Capitán Obvious. Se perdieron usuarios valiosos, se perdió confianza en la efectividad del sistema, se perdieron posibles usuarios que al entrar y ver el flame salieran huyendo, se perdieron noticias interesantes ahogadas en la basura que llenó la cola de pendientes, se perdió, se perdió, se perdió… ¿Y quién ganó?

¿MMPET? Perdió su cuenta en Menéame, perdió prestigio ante los ojos de muchos (aunque muchos lo apoyaron, todo terminó volviéndose un ataque contra la figura paterna sublimada en los admin o algo así, diría Freud, y se olvidó la razón original del mega-meta-flame). No creo que haya ganado mucho.

Menéame perdió. Todo lo mencionado arriba.

Centenares de usuarios perdieron sus cuentas, su karma y sus carteras. Bueno, pero estos últimos eran usuarios del transporte público, no de Menéame. Los usuarios de Menéame perdieron cuentas y karma.

Si tuviera que decir que alguien ganó… serían Chuenga y Apezz. Nadie más, en mi opinión.

A estas alturas, claro. Las consecuencias de un movimiento como el que se vivió ayer son impredecibles. Lo mismo puede representar un cambio negativo, con los usuarios descontentos llenando, por ejemplo Apezz, y convirtiéndolo en un portal exclusivo Anti-Menéame, y el propio Menéame perdiendo gran cantidad de usuarios valiosos, como puede ser algo positivo.

Para sacar algún beneficio de una situación que hasta ahora no ha dado señales de producir ninguno, hacen falta una serie de cambios de mentalidad en todas partes.

Entre los admin, hace falta una definición de criterios que resulte clara para los usuarios, tanto para el descarte de noticias como para el baneo de usuarios, y ceñirse de forma lo más ajustada posible a esa definición. Por supuesto, siempre hay casos que desafían las normas y requieren el uso de un criterio particular, pero es necesario reducirlos al mínimo. En especial, cuando las noticias involucren a algún admin o top-user.

Y entre los usuarios, es necesario conocer las normas y ceñirse a ellas o atenerse a las consecuencias en todos los casos. Se puede alegar ignorancia de las normas una vez, quizá incluso dos, pero no se puede alegar sistemáticamente. Y si alguien se pasa las normas por el forro, hay que aceptar que sea pasado por el forro, sea quien sea.

En fin, es muy pronto para saber cuál va a ser el resultado final. Lo mejor, en mi opinión, es esperar y ver cómo se desarrolla la situación. Si nos gusta el rumbo que toma Menéame, podemos quedarnos y ayudar a que funcione. Si no, podemos marcharnos a alguna página que nos guste más, que sin duda las hay.

Es la principal ventaja de internet: es tan absurdamente grande que en algún lugar tiene guardado lo que estamos buscando.

Edit: Parece que estamos moviéndonos hacia allá. Ya era hora de un poco de cordura.

Frases para la posteridad presenta:

“La masturbación es algo perfectamente normal, y nadie debería sentirse avergonzado al respecto. Y por cierto, si lo intentaras alguna vez, quizá estarías menos amargada.”

Degrassi: The Next Generation, una de las series que está en mi lista de Futuras Adicciones.

Un beso es sólo un beso.

Son las ocho nueve diez de la noche. Estoy ocupado: la computadora se la pasa reiniciándose sola, perdiendo la conexión con internet y etcétera.

¿Qué hace un bloguero cuando no tiene tiempo para hacer un post en regla? colgarse del trabajo ajeno, por supuesto. En mi caso, de Cturtle, creador de algunos de los mejores videos gay que conozco, en particular, de la serie A kiss is just a kiss:

#2 – Feeling Good.

Los demás, en la entrada extendida porque los videos se gastan muuucho espacio:
Sigue leyendo

Películas estúpidas que amo.

Por “estúpidas” no debe entenderse… bueno, sí, sí debe entenderse eso. Películas con tramas tan absurdas, o que rizan tanto el rizo de lo imposible, o tan absurdamente light y poco creíbles que es imposible saber cómo es que hubo alguien que creyera que sería buena idea producirlas, y cómo es que hubo actores que se atrevieron a protagonizarlas.

Y que aún así, terminan valiendo la pena.  Y ése es exactamente el mérito de una película estúpida. Si a un guionista le dan una historia tan profunda y épica como la del Señor de los Anillos, o tan intensa como la de Crash, o tan dura emocionalmente como La Lista de Schindler, es difícil que la estropeen tanto que no valga la pena ver la película que resulte. En cambio, con películas de Cine Pop, más hollywoodense que el letrero que dice “Hollywood”, conseguir que merezcan ser vistas es un rasgo de genio.

Así que con ustedes, las cinco películas estúpidas más brillantes de la historia, en opinión de Su Servilleta:

Mención honorífica: La desafortunada vida social de Ethan Green.

Sí, ya la mencioné antes. Y no, no me pagan por hacerle publicidad. Lo hago gratis.

Pero en serio, la historia es total y absolutamente WTF: un meteorólogo, que no aparece en la historia, es el más normal de los personajes, y también tiene una pinta de friki total. De los personajes que sí aparecen, la más normal es un beisbolista divorciado que recién salió del clóset y que después de eso se convierte en escritor de autobiografías.

Merece ser vista por el humor absurdo que la llena de principio a fin. Y por una escena que me está pidiendo a gritos que actualice mi top 5 de escenas de cine gay. O que lo amplíe a top 7, porque también hay una escena de Shelter que, en segunda mirada, merece estar en la lista.

Mención honorífica: Eating Out 2

Este es uno de los casos en los que la peor idea resulta ser la mejor. En serio, la primera película (aunque también me encanta) resultó ser apenas pasable, a pesar de Scott Lunsford y Ryan Carnes, y como-se-llame-el-chico-que-hace-de-Kyle. Hacer una segunda parte no parece una idea muy inteligente. Hacer una segunda parte invirtiendo los tópicos (el chico gay haciéndose pasar por hetero para conquistar a un tipo) suena como algo bastante tonto.  Hacerla sin ninguno de los auténticos protagonistas de la primera parte prueba que del valor a la idiotez sólo hay un paso. Y llamarla “Sloppy seconds” cruza ese paso. Por no hablar de que tiene la escena final con peor manejo de cámaras en la historia del cine.

Lo curioso es que la segunda parte resultó ser considerablemente mejor que la primera, a pesar de estar incluso más abarrotada de clichés. Básicamente porque el humor mejoró, porque abordaron temas más amplios y por el fabuloso fanservicio de todo el reparto masculino.

Quinto lugar: High School Musical.

No, en serio. Yo voy a ser el primero en defender a la película porque me encanta, pero mirando la trama críticamente, si se puede dejar de babear un rato y quitarse del cerebro que es The Awesomeness -aunque lo sea- no se sostiene por ningún lado.

Chico conoce chica en el verano, se separan creyendo que no van a volver a verse en persona, y resultan estar no sólo en la misma escuela, sino en el mismo salón. Y descubren, oh sorpresa, que a los dos les encanta cantar y que tienen un don natural para hacerlo aunque no lo habían intentado en serio antes. Y se postulan para un musical de su escuela y ganan, pasando por encima de dos villanos malísismos que cambian la fecha del concurso para que no puedan presentarse, y del mundo cruel que no los comprende.

¿En serio?

Tiene menos credibilidad que Vanessa Hudgens cantando When there was me and you (siempre he pensado que esa escena requería un tubo en algún sitio), Zac Efron está doblado en todas las canciones menos una, el plan para poder ir al concurso es peor que los de Pinky y Cerebro para dominar al mundo y La Pareja Romántica ni siquiera se besa.

Merece ser vista simple y llanamente porque es The Awesomeness. Por todo el reparto, todo, por las coreografías, por la chispa que tiene cada fotograma y etcétera.

Cuarto lugar: D.E.B.S:

Si tomamos a los Ángeles de Charlie, les ponemos los uniformes de Rebelde y hacemos que los guionistas de Power Rangers escriban sus aventuras, terminaríamos con algo parecido a D.E.B.S. Pero faltaría volver lesbianas a una de las heroínas y a la villana. Creo que no hace falta más resumen.

Merece ser vista porque a veces el cine basura esconde cosas muy buenas. El 99% del cine gay es cine independiente y como tal tiene todos los vicios del cine de arte. Después de comedias con humor inteligente y refinado, o dramas de homosexuales torturados, o películas surrealistas como Grande École y Cielo Dividido, D.E.B.S es totalmente refrescante, hollywoodense en estado puro, pero con trama gay. Y por cierto, una trama gay tomada con una naturalidad y una libertad de espíritu que son para darle envidia a casi cualquier otra película.

Tercer lugar: Calabozos y dragones

Silencio, aldeanos.

Sí, es la peor película de la historia (por lo menos hasta que se termine de filmar Jurassic Park 4), básicamente una colección gigantesca de clichés con absurdos en cada escena, y por absurdos quiero decir auténticos absurdos, algo así como revolver a los jugadores más frikis de World of Warcraft con… odio tener que mencionar otra vez a los Power Rangers, pero con ellos.

Merece ser vista justamente porque es tan totalmente mala que se vuelve buena. Es a las películas de fantasía lo que Shrek a Disney, Mundodisco a las novelas fantásticas o el Autoestopista Galáctico a la ciencia ficción.

Segundo lugar: Vaselina 2

No sé quién me va a odiar más, si los fanáticos del juego de Calabozos y Dragones por decir que me gustó la película (y por llamarlo por el nombre latinoamericano en lugar de por el español) o los fanáticos de los musicales por decir que Vaselina 2 me e-n-c-a-n-t-ó. Y no tiene sólo que ver con Maxwell Caulfield, aunque tenga mucho que ver. Vamos, cualquiera debe admitir que se mete en el bolsillo a todos los chicos de la primera película sin siquiera despeinarse.

Vaselina 2 me encantó porque es friki, porque se apega tanto a la primera que se vuelve una parodia de ella, porque se apega tanto a sí misma que se acaba vovliendo una parodia de sí misma, porque, por mucho que el mundo esté en desacuerdo conmigo, musicalmente puede compararse sin ningún problema con la primera, por Maxwell Caulfield, porque es fácil de digerir, porque tiene un humor simple y ligero, por Michelle Pfeiffer, por… ¿Ya mencioné a Maxwell Caulfield?

Y merece ser vista por… básicamente todo lo anterior. Pero sólo si no eres un fan de Vaselina de línea dura.

Y Primer lugar:Triunfos Robados

Tomemos una heroína dispuesta a todo por lograr su sueño y defender aquello en lo que cree. Tomemos un equipo de héroes y heroínas secundarios a su alrededor, que comparten su sueño y la apoyan, aunque incluye algunos traidores que desean sabotear sus intentos. Tomemos un príncipe traidor que la abandona cuando necesita ayuda, y una villana que la engaña y la hace tomar el camino equivocado, aunque se da cuenta a tiempo y consigue defender sus ideales. Después, un grupo de antagonistas nobles que ofrecen el contraste necesario con los héroes, y que terminan volviéndose amigos suyos después de un enfrentamiento dramático y tenso.

Y cambiemos todos los personajes por porristas.

Cómo es que quién salió con la idea de hacer esta película no fue despedido instantáneamente siempre va a ser un misterio para mí. Es la peor idea después de la pasta dental sabor cebolla. La protagonista es admirable porque lleva a su equipo de porristas a los nacionales con rutinas originales. La villana es mala porque copia sus rutinas de otro equipo. El novio es despreciable porque le pone el cuerno a la prota con una chica de la universidad. Los antagonistas son nobles y abnegados porque prefieren el patrocinio de un show de televisión al de la empresa del padre de la capitana del equipo rival.

Si parece que no tiene sentido es porque no lo tiene.

Y entonces, ¿por qué merece la pena verla?

En primer lugar, porque es genial para cuando uno ha tenido una semana simplemente asquerosa y lo que menos quiere es una película que obligue a pensar lo más mínimo para verla.

En segundo, porque es divertida. De verdad.

En tercero, por el atractivo visual, y no hablo sólo de los chicos. También las chicas están muy bien, y salen vestidas de porristas (si eso les dice algo a los chicos heterosexuales que se asomen de casualidad a este blog)

Y en cuarto, porque hay cosas que el dinero puede pagar, pero ver a la novia de Spiderman, a cierta chica de Buffy y a Jesse Bradford metidos en una película de ese tipo no tiene precio, aunque lo hayan pagado los productores.

¿Qué dicen la Ley y los Profetas?

Desde hace tiempo tenía ganas de escribir esto. En resumen, se refiere a la postura de la Iglesia Católica sobre la homosexualidad y el modo como la gente ha interpretado esa postura. Este análisis parte de los mismos supuestos de los que parte la Iglesia y sigue la línea de razonamiento que se ha seguido para llegar a lo que dice respecto a  la homosexualidad (que no necesariamente coincide con lo que hace, así es el mundo).

Comenzando por el principio, el principio es la infalibilidad. La infalibilidad es una doctrina que afirma que la Iglesia Católica (de aquí en adelante “la Iglesia”, para ahorrar caracteres porque hay crisis y están caros) no puede equivocarse cuando enseña a todos sus fieles en asuntos de fe y de moral, y parte de dos supuestos:

a) La Iglesia Católica fue constituida por Cristo.

b) Cristo encomendó a su iglesia velar por sus fieles.

De aquí se sigue que si Dios vela por los fieles a través de una organización que él instituyó, tiene que garantizar que dicha organización sea una guía confiable, por tanto tiene que evitar que se equivoque. (Puede verse de forma mucho más extensa y mejor explicada aquí).

Ahora, eso no significa que ni la Iglesia ni el Papa sean incapaces de equivocarse en cualquier momento y sobre cualquier tema. La infalibilidad tiene condiciones muy restringidas. Se requiere, en primer lugar, que ya sea la Iglesia o el Papa, debe estar pronunciándose de manera categórica y definitiva sobre un tema de fe o moral, y en un mensaje dirigido a todos los católicos, porque ese es el ámbito en el que la Iglesia actúa como guía.

En el caso del Papa, a esto se le llama pronunciarse ex-cathedra. En el caso de los obispos, tomados como un conjunto, se pide que estén reunidos en un concilio general o que proclamen unánimemente una enseñanza de fe o moral, y que su enseñanza esté sujeta a la autoridad del Papa.

La versión hipercondensada del tema es que lo que dice la Iglesia va a misa, cuando se trate de cosas que van a misa.

Lo que dice la Iglesia se encuentra por escrito en el Catecismo (que, si a mí me preguntan, debería de ser lectura obligatoria para todos los católicos… pero bueno, yo no soy el Papa). Algunos podrían preguntarse para qué hace falta. ¿No se supone que para eso está la Biblia y que es inspirada por Dios y todo eso?

La respuesa es que la Biblia fue escrita por centenares de personas de distintas culturas, en un periodo de más de mil años, y que en cuanto a normas y doctrina es un libro tremendamente confuso. Con el ingenio suficiente se pueden encontrar pasajes para apoyar casi cualquier argumento. Así que es difícil esperar que todas las personas, leyéndola, lleguen a las mismas conclusiones sobre fe y moral. Por otra parte, se supone que Dios tiene muy claro lo que quiere para las personas respecto a esos temas. Entonces, ¿qué se hace?

Lo que se hace es meter un Deus ex-machina, literalmente. La Iglesia interpreta la Biblia y como la Iglesia es infalible, los católicos siguen sus enseñanzas sobre lo que dice la Biblia, que están condensadas en el Catecismo. (Los protestantes, que no tienen una iglesia infalible los pobres, tienen que arreglárselas sólo con la Biblia, y cada que en una iglesia protestante dos gentes no se ponen de acuerdo sobre qué es lo que dice cierto pasaje, tenemos un microcisma y se crean nuevas ramas del protestantismo)

Así que lo primero que hay que hacer para ver qué dice la Iglesia sobre la homosexualidad es ver qué dice el Catecismo sobre la homosexualidad.

El Catecismo está dividido en pequeñas porciones denominadas “numerales” que son como los artículos de la Constitución. Son en total 2865, en las que se supone que están reunido la ley y los profetas. De esos numerales, 69 tratan sobre el amor y el sexo (Prohibido hacer el chiste que todo el mundo está pensando. Seguramente ya ha sido hecho antes), y de los 69 tres son sobre la homosexualidad:

2357 La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves (cf Gn 19, 1-29; Rm 1, 24-27; 1 Co 6, 10; 1 Tm 1, 10), la Tradición ha declarado siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados’ (CDF, decl. “Persona humana” 8). Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso.

2358 Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba. Deben ser acogidos con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta. Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición.

2359 Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana.

El primero de ellos define qué es la homosexualidad, y después aplica un calificativo a los actos homosexuales: “Intrínsecamente desorenados”. En el idioma en que está escrito el Catecismo, “desordenado” significa algo que va en contra de la “ley natural” o el “orden natural” de las cosas.

Para la Iglesia, la “ley natural” es una noción de orden que se encuentra impresa en la naturaleza, incluido el ser humano, y que se encuentra por encima de las leyes humanas. Según esta idea, existen actos que a cualquier persona le resultan instintivamente repulsivos porque van en contra de la ley natural. A estos actos es a lo que se llama “desordenados”. Así que si en un zoológico dos pingüinos, o monos, o cualesquiera otros animales tienen relaciones homosexuales, estarían en automático fuera de la ley natural por muy naturales que sean los animales y sus instintos.

El “intrínsecamente” significa que el carácter desordenado de la homosexualidad es absoluto y no depende de ninguna circunstancia externa, a diferencia del sexo heterosexual, que es desordenado cuando se produce fuera del matrimonio, o dentro del matrimonio pero teniendo como único fin el placer, pero es ordenado y sano cuando se hace buscando producir bebés.

(Si me preguntan a mí, diría que eso puede interpretarse como que una pareja debería pasar una prueba de fertilidad antes de que se le permita contraer matrimonio. Pero, como decía, yo no soy el Papa.)

Si se lee uno los demás numerales, vemos que para la Iglesia el amor y el sexo sólo tienen sentido entre un hombre y una mujer (entre los que, citando al catecismo, “hay una verdadera complementariedad afectiva y sexual”) dentro del matrimonio celebrado según las normas de la Iglesia. Entre otras cosas, es una de las razones por las que me resulta incomprensible la oposición de muchos sectores sociales a que se reconozca civilmente a las parejas homosexuales, porque (¡Sorpresa, miren los numerales 2353 y 2390!) la Iglesia no admite como válido un matrimonio civil tampoco en el caso de parejas heterosexuales. Para la Iglesia, el matrimonio es un sacramento que debe ser celebrado según su doctrina, y una pareja que sólo esté casada por la vía civil, frente a un juez y con acta de matrimonio, no puede considerarse casada. Supongo que la razón de la oposición es una mala interpretación de la palabra “matrimonio”.

Respecto al “No pueden recibir aprobación en ningún caso”, es básicamente la razón por la que no podemos esperar ver a la Iglesia relajar su posición sobre la homosexualidad. Porque no puedes afirmar ser infalible, pronunciarte categóricamente sobre un tema, y después cambiar de opinión y decir que siempre no, que al final resulta que lo que hacían estaba bien y ustedes disculpen. De manera que no esperemos que en un futuro la Iglesia diga que acepta el matrimonio gay o algo parecido (Y si lo hace porque su intransigencia le esté costando caro, al menos yo le voy a perder completamente el respeto. Grandes poderes traen grandes responsabilidades, y si eres infalible te toca cargar con todo lo que has dicho)

El tercero de los numerales (voy a dejar el segundo para el final), básicamente define cómo debe vivir un homosexual según la doctrina católica. La castidad se define como el uso de la sexualidad dentro de la ley natural (es decir, entre un hombre y una mujer casados, o abstinencia)

El segundo es el más interesante de los tres. La “auténtica prueba” a la que se refiere es el hecho, sin duda, de sentirse fuera de la ley natural, que debe ser algo tremendamente doloroso para cualquier homosexual, pues la ley natural es universal y por tanto para cualquier homosexual sus “tendencias” le resultan conflictivas. Aparte del hecho de que la principal “auténtica prueba” del ser homosexual consiste en adaptarse a una sociedad en la que es mal visto, es interesante cómo describe el trato que debe darse a las personas homosexuales: Con respeto, compasión y delicadeza. La compasión, obviamente, se refiere al hecho central de que son personas que sufren una condición problemática y difícil, y el respeto y la delicadeza se refieren a la dignidad que tienen como personas.

Ahora, ¿Qué significa eso de “Se evitará respecto a ellos todo signo de discriminación injusta”? Mirando en la RAE vemos que la palabra “discriminar” tiene dos significados. El segundo es bastante negativo, y se refiere a lo que normalmente conocemos por discriminar: tratar como inferiores a las personas que pertenezcan a algún sector de la sociedad. Si tomamos ese significado, deberíamos suponer que quienes redactaron el catecismo creen, honestamente, que existen casos en los que hay “discriminación justa” (porque aclaran que se debe evitar la discriminación injusta) y por tanto, casos en los que es justo tratar como inferior a alguien. Y eso es una barbaridad tan grande que voto por darles el beneficio de la duda y suponer que se referían al primer significado de la palabra dicriminar, que es “seleccionar excluyendo”.

Entonces, podemos interpretar esa frase como “se evitará todo signo de exclusión injusta”. Sin duda, resulta mucho más razonable que quien sea que escribió el catecismo creyera que hay casos y situaciones en los que es justo excluir a una persona homosexual, que pensar que creyera que hay casos en que es justo negar la dignidad humana de alguien.

Por ejemplo, digamos, podría no ser tan injusto excluir de la práctica de la ginecología a una mujer lesbiana, para evitar situaciones difíciles, tanto para ella como para sus pacientes… si no fuera por la gran cantidad de hombres heterosexuales que practican la ginecología. Pero bueno, era sólo por intentar poner un ejemplo.

Y claro, se les excluye del matrimonio a menos que deseen casarse con alguien del sexo contrario al suyo. Es decir, no se les permite casarse con alguien a quien “instintivamente”, como dice el propio catecismo, aman. Además, no podemos esperar que esta clase de cosas cambien. La exclusión a las personas homosexuales de ciertos ámbitos es de naturaleza moral, y por tanto, dado que los temas de moral están sujetos a la noción infalibilidad eclesial, lo que haya ahí es definitivo.

Ahora, el hecho de despedir a alguien de su empleo por ser homosexual, o no contratarlo, o golpearlo, insultarlo, y todas esas cosas que más gente de la que me gusta pensar hace, no está aprobada por la Iglesia. Puede que la apruebe el cura del barrio, o incluso el obispo de la ciudad, pero ellos no son la Iglesia infalible. De hecho, esa clase de comportamiento no sólo no está aprobada, sino que está explícitamente dicho que debe evitarse.

Así que quienes lo hacen porque ser maricón es malo y perverso y todo eso, les tengo una noticia: No es que estén siendo más papistas que el Papa (aunque Elf diga que últimamente los papas no son demasiado papistas), sino que están siendo totalmente no-papistas. Esa es una discriminación injusta que la propia Iglesia dice que no se debe hacer.

Pensé que les interesaría saberlo.

Una pequeña aclaración.

No, no he vuelto a ver Mamma Mia!, pero creo que el post anterior estaba incompleto (y me da flojera editarlo, mejor escribo uno nuevo)

Hubo algunas cosas que definitivamente no debieron haber hecho (como meter a Pierce Brosnan sin enseñarle a cantar antes, o… olvidémoslo)

Pero aún así, hubo muchas, bastantes más que las anteriores, en las que la película incluso supera al musical. Por ejemplo, en Honey, Honey, en la que directamente se vuelan cien bardas. Les queda con mucha más naturalidad, encaja mejor en el contexto de la película, y en general funciona mucho mejor con el simple cambio de dos o tres palabras.

En segundo lugar, el cambio de posición de “Our Last Summer”. Aunque quedaba bien donde estaba, “Thank you for the music” estaba fuera de lugar. Con el cambio, todos ganamos. Y de todas maneras, pudieron guardarse la segunda canción para el final de la película, o sea que además nadie perdió.

En tercer lugar, Sky. Recuerdo que el Sky del musical no tenía demasiado chiste, al menos no comparado con Dominic Cooper.

En cuarto lugar, “Chiquitita”. Vamos, si vamos a convertir una canción tierna en una escena chusca, vamos a hacerlo en serio, con antidepresivos, kleenex y ridículo total.

(De paso, nuevo header. Fabian y Jonathan se lo merecen)

Thank you for the music.

Resúmenes de películas presenta Mamma Mia!, el musical de ABBA.

Photobucket

Bien, ya fui a verla. La película del verano, y a menos que algo pase, la película que más disfruté este año. Si bien tuvo algunas cosas que me decepcionaron, hay otras que son impagables:

Me encantaron las escenas de “Our last summer” y “Does your mother know”, me gustó muchísimo “Honey, honey”, y me derritió completamente “Slipping trough my fingers”. Peero…

Pierce Brosnan, efectivamente, necesitaba lecciones de canto antes de meterse a hacer esta película. Y si iba a salir sin camisa, también necesitaba dos meses de dieta y caminadora. Y casi estropearon “The winner takes it all”, la verdad es que Meryl Streep no debió moverse tanto en esa escena.

Por cierto, puede quedarse con sus nosécuantas nominaciones al Óscar: Amanda Seyfried tiene la película en el bolsillo. Canta genial, baila genia, actúa genial, luce genial en todas las escenas, y hace pareja con un Dominic Cooper que, si bien no es exageradamente guapo, es tierno y sexy.

En fin, que aunque debieron apostar menos por los Big Names (aunque haya funcionado en Hairspray) y un poco más por el talento para cantar, que no en balde Sophie y Sky fueron lo mejor de la película, es una de las que realmente vale la pena tener. Y las escenas post-créditos (Sky con un traje ROSA, por ejemplo) son de las cosas para las que NO existe MasterCard.

Hablemos de cine

De cine… veamos.

En términos generales, me gusta el cine, pero como medio para contar historias.

Quiero decir, aprecio una buena técnica para filmar o narrar cuando la veo (y la reconozco, que a veces soy un poco bestia para eso), una buena fotografía, una buena musicalización, y considero que todo eso contribuye a formar una buena película.

Peeeeeerooooo… lo principal siempre es la historia. Existen algunas películas, en particular en el cine independiente (Y tu mamá también me parece el ejemplo más claro) en la que la historia, y de hecho toda la película, me parecen puestas al servicio de la técnica, en ese caso de la técnica narrativa, y pierde bastante interés. Sin duda, sigue siendo interesante desde el punto de vista académico, pero yo normalmente veo las películas por la historia que cuentan.

Eso en cuanto al cine independiente, especialmente el español y el latinoamericano. No me molesta que intenten hacer cosas distintas con el cine, pero me parece una pérdida de tiempo que el cine se enfoque a hacer cosas distintas y a querer que todo el mundo se dé cuenta de que se están haciendo cosas distintas. De hecho, lo que menos me agrada del cine mexicano es lo pretencioso que es. Casi siempre se intenta hacer La Película Definitiva, que marcará un parteaguas en la manera de hacer y ver el cine. Prefiero, y con mucho, películas más ligeras, que tal vez son menos brillantes desde un punto de vista académico, pero que sin duda son más atrayentes para mí como espectador.

Luego, está el cine de Joligud. Si en el cine mexicano/español existe la tendencia molesta de poner la historia al servicio de la técnica narrativa, en el cine de Joligud existe la tendencia doblemente molesta de ponerla al servicio de los efectos especiales y la espectacularidad.

De nueva cuenta, no tengo nada en contra de que se busque hacer películas espectaculares (y amé las vistas de la primera parte de Las Crónicas de Narnia), pero una película en la que se invierte más esfuerzo en efectos especiales que en la historia pierde mucho interés. Y eso incluye a las de Sci-Fi, la verdad sea dicha.

Y, en ambos casos, tampoco me agrada cuando se pone la historia al servicio de la ideología. La tan cacareada independencia ideológica de la izquierda en Latinoamérica (El Crimen del Padre Amaro, por ejemplo) y el espíritu de God Bless America en Joligud (Insert Random War Movie Title Here)

Fuera de eso, ambos cines los disfruto y creo que ambos han producido, a su estilo, cosas muy buenas.

Respecto al cine internacional, tengo que confesar que mi experiencia es más bien escasa. En total debo haber visto unas tres películas de cine francés en mi vida (Y no, no he visto Amelié, está en mi lista de Must Watch Soon), y si hago cuentas, me salen cuatro de cine oriental que me parecieron raras pero comprensibles, y una árabe a la que francamente no le entendí nada. Y una película húngara titulada Un Mundo de Diferencia, que sigo considerando una de las cosas más bellas que he visto nunca.

Ahora, hay una subclasificación del cine que de hecho lo divide en dos. Por un lado está el Cine Musical con mayúsculas, y por otro lado el resto. Soy un fan total, convencido y declarado de los musicales, y aunque hay muchos que tengo pendiente ver, he visto los suficientes como para saber que me encantan, desde West Side Story hasta High School Musical. Este año tengo dos películas en mi lista de Must Watch: Una es Parque Jurásico IV, porque sé que se va a convertir en un clásico del mal cine, y la otra es Mamma Mia!

Eso también incluye, por supuesto, el cine mexicano de su época dorada cuando Pedro Infante cantaba en todas sus películas, pero no hay nada como Joligud para hacer cine musical. Los dos mejores musicales que he visto en mi vida, por si a alguien le interesa, son Oliver! y José el Soñador.

(posteado en cierto foro, y como me gustó cómo me quedó, crosspost para aquí)

De paso, haciendo upgrade a la versión 2.5 de WordPress. La 2.3 me gustaba más en el diseño, pero algunas cosas dejaron de trabajar y no conseguí que lo volvieran a hacer por mucho que me esforzara. Me imagino que me acostumbraré, aunque me sigue pareciendo que el 2.5 es bastante feo. Pero funciona mucho mejor que la última vez que lo instalé, así que…

Y hablando de cine, tengo pendiente hacer un resumen de Wall·E