Category Archives: Papel y pluma

Cómo puedo saber si mi novio es gay.

(Lo admito, el título está puesto  para atraer las búsquedas)

Aquí vamos, de forma clara y completamente honesta: NO. SE. PUEDE. Es imposible saber a ciencia cierta si alguien, quien sea, es gay. ¿La razón? Muchas veces aprendemos a disimular que somos gays incluso antes de ser conscientes de serlo.  Si una persona heterosexual intentara pasar UN DÍA ocultando su heterosexualidad se daría cuenta de lo difícil que es… pero tenemos bastante práctica.

Así que de entrada, no existen signos inequívocos que puedan decir si alguien (léase novio, hermano, mejor amigo, etcétera) es gay. Pero claro, siempre puede uno sacar pistas. Así que aquí abajo, en orden creciente de fiabilidad, hay cinco señales para saber si tu novio es gay:

5. Incomodidad frente a otros hombres.

Ésta es bastante simple: si un hombre está en el clóset es lógico que se sienta incómodo en situaciones de cierta intimidad con otros hombres, por ejemplo en el baño, o en un vestidor deportivo. Sobre todo si entra con alguien atractivo o abiertamente gay, porque el miedo a ser descubierto aumenta con cualquiera de los dos. Claro, una chica no puede entrar ahí, pero siempre se puede recolectar información a través de sus amigos/conocidos. Aunque claro, puede que no sea gay, sino sencillamente muy tímido. Como dije, es imposible saberlo a ciencia cierta.

4. Nombres, caras y situaciones.

Esta requiere observarlo interactuar con mucha gente y durante un largo periodo de tiempo. Si tu novio recuerda más fácilmente a otros hombres, así como las circunstancias en que los conoció, y tiene problemas recordando a las mujeres, puedes estar en problemas. En especial si recuerda más fácilmente a un hombre mientras más atractivo sea. Pero claro, de nuevo, es posible que simplemente su memoria funcione de forma rara.

3. Lenguaje corporal

Tanto si está sentado como si está de pie, un hombre tiene cierta tendencia a volver su cuerpo, todo o en parte, hacia alguien que encuentre atractivo. Observa a tu novio cuando está cerca de otras personas.  ¿Apunta con su cuerpo o cabeza hacia alguien? Si son otras mujeres, perfecto. Si son otros hombres tienes problemas. Si son otros hombres Y no vuelve su cuerpo de la misma forma hacia ti… bueno, tienes problemas. Pero de nueva cuenta, un chico heterosexual puede tener un lenguaje ambiguo, y uno homosexual tener el suficiente autocontrol para disimular incluso a un nivel tan sutil.

2. Lenguaje visual

Éste es el más sutil y difícil de analizar de todos, pero al mismo tiempo el más claro (aunque de nuevo, no es absolutamente infalible). Observa cómo es que la mayoría de los hombres miran a las mujeres, en especial si son atractivas. Las siguen con los ojos desde antes que lleguen y hasta que se van, y recorren sus cuerpos con los ojos. Observa con cuidado si tu novio mira así a otras mujeres (aunque puede que simplemente se esfuerce en no hacerlo estando tú presente). Si no lo hace puedes empezar a preocuparte. Si no lo hace, y mira así a otros hombres, puedes estar casi segura de que es gay.

1. ¡Honestidad, maldita sea!

¿Has pensado en preguntarle? En serio, si tu novio y tú no tienen suficiente confianza para poder preguntarle algo así y que comprenda por qué lo piensas si se lo explicas, deberías preguntarte qué haces andando con él en primer lugar.

Uno + Uno = Uno + Una

Hay cierta comunidad en facebook, que antes tenía pagina en internet, llamada Uno + Una = Matrimonio (A la que definitivamente no voy a hacerle el favor de ponerle un enlace), que se dedica a oponerse al matrimonio gay en México.

Incluso están buscando hacer una propuesta de ley para revertir la legalización del matrimonio gay en la ciudad de México. Algo así como la NOM, pero en región 4.

Afirman hacerlo en defensa del matrimonio.

Y yo me pregunto: ¿Por qué consideran que el matrimonio gay es una amenaza a la institución del matrimonio?

Una pareja homosexual busca que se le otorgue el derecho a casarse. Una persona que se opone a ello busca restringir el derecho de algunas personas a casarse. ¿Quién de los dos busca limitar la institución del matrimonio? ¿Quién de ellos busca que la gente no se case?

Siempre ha habido quien ve una amenaza en cualquier cambio. Pasó con la imprenta, pasó con el ingreso de los negros a las universidades… pasa con el matrimonio gay. Hubo quienes llamaron “un experimento irresponsable” a la democracia, y “un ataque a las estructuras fundamentales de nuestra sociedad” al voto femenino.

El argumento más socorrido que ofrecen son los niños, básicamente de dos formas distintas:

a) Afirmando que los niños tienen derecho a un padre y una madre, o que necesitan tenerlos para desarrollar su concepción de roles de género. Lo cual, si lo llevamos un poco al extremo, justifica arrebatar los hijos a viudas y madres solteras. Y a quienes por algún motivo viven con los abuelos en lugar de los padres. Las familias atípicas ya son (y, en realidad, siempre han sido) parte de la sociedad, y esta no ha tenido ningún problema con ello.

b) Afirmando que si un niño crece con padres homosexuales, ellos intentarán hacerlo homosexual y el niño tendrá problemas psicológicos.

Esto, francamente, es un sinsentido. De familias homosexuales se puede esperar, en promedio, más apertura mental y tolerancia hacia la orientación sexual que de las familias tradicionales, por una razón muy simple:

En una familia tradicional es más probable que se intente imponer a los niños la heterosexualidad, por el sólo hecho de que vivimos en una sociedad heteronormativa, y por el hecho de que la mayoría de los niños nacen en familias tradicionales. Y, lo puedo decir porque lo he vivido personalmente, ser un hijo homosexual en una familia heteronormativa puede ser una auténtica pesadilla. Y, por lo que sé de las personas homosexuales a las que conozco, esta situación no es la excepción sino lo habitual. Así, es más de esperarse de una pareja homosexual que estén más sensibilizados acerca de la orientación sexual de sus hijos y más dispuestos a respetarla (y más sensibilizados y preparados para afrontar el acoso y discriminación en general, como consecuencia indirecta).

No voy a dirigirme a quienes ofrecen un argumento puramente religioso (después de todo, son los más honestos de quienes se oponen al matrimonio gay), sino a quienes intentan disfrazarlo con argumentos prácticos: La humanidad ha sobrevivido a muchos cambios a lo largo de su existencia, y algunos, como la expansión de internet, la industrialización y las vacunas, mucho más profundos y radicales que el matrimonio gay.

Por otro lado, el modelo social que promueven NO ES UN ABSOLUTO. Siempre ha habido modelos de familias y sociedades distintos, y que han funcionado igual de bien. Nuestro propio modelo social es algo en perpetuo cambio, y es lógico si se considera que vivimos en un mundo en perpetuo cambio.

Live with it, bitches.

¡Los dioses me quieren!

Davey Wavey pregunta en su blog sobre nuestras frases para comenzar el día llenándonos de energía y ánimo.

La verdad es que no tengo ninguna para comenzar el día… pero tengo muchas para usar a lo largo del día.  Tantas, que algunos de mis amigos pierden la paciencia, quejándose de que yo “siempre estoy de maravilla”. Bueno, pues es que lo estoy.

En el comedor del trabajo algunos amigos se ríen cuando digo extáticamente que “los dioses me quieren” simplemente porque hay sandía, o agua de naranja, o flan para el postre. Pero esa clase de cosas son las que me permiten mantener el ánimo a lo largo de todo el día. ¿Por qué sólo comenzar el día con una frase positiva? Hay que tenerlas para todo el día.

Así que, si tuviera que elegir una frase para iniciar, sería “Hoy va a ser un día genial”. Y a lo largo del día recordármelo con una de mis frases favoritas:

“LA VIDA ME QUIERE”.

What the…?

No tengo idea de por qué los últimos tres o cuatro posts se borraron, y por desgracia no tengo un respaldo, así que debo considerarlos perdidos.

Por tanto, comenzaré de nuevo a partir del fin del hiatus, a partir de YA.

(Lo próximo, reviews de Wicked, Were The World Mine y The Breakfast Club, más o menos en ese orden)

Ars Gratia Artis.

Tengo pendiente hacer una serie de posts sobre Animorphs.

Un resumen tremendamente corto: Los Animorphs son un grupo de chicos que tienen el poder de convertirse en cualquier animal al que toquen, y usan ese poder para luchar contra una invasión extraterrestre.

(Wow. Creo que nunca en mi vida había visto un resumen de una serie entera de libros en una frase. Y mucho menos lo había hecho)

No voy a hablar ahorita de Animorphs porque ameritaría un post bastante más largo y tengo que ponerme a hacer la tarea que no he hecho durante la semana de vacaciones que nos dio la influenza. Si de casualidad el resumen interesó a alguien, la serie de libros tiene entrada en Wikipedia.

De lo que voy a hablar en este momento es de la sorpresa que me llevé al descubrir que Melissa Chapman, uno de los personajes menores de la serie, existe y tiene su propio perfil en la IMDB.

Sé que hay casos (James Bond es el que más fácilmente me viene a la mente) en que algunos personajes de libros toman el nombre de una persona física. Pero es curioso encontrarse un caso como este, en el que muy probablemente no haya relación entre el personaje y la persona.

¿Alguien puede pensar en algún otro ejemplo?

Dear NOM:

Nota: Desde hace tiempo tengo ganas de escribir algunos posts en inglés, y este definitivamente lo amerita.

I guess everybody here has at least heard about certain video sponsored by NOM.

If you haven’t, you can go here and watch it (and a so beautiful it’s almost unbelievable response here). Last time I checked, it was right in the main page. If you can bear it at first watch, congratulations. I couldn’t.

But well. That’s what I’d like to say to the people who made this video.

Dear NOM. I finally watched the entire video, because the first times I tried, just couldn’t. I got too disgusted by it.

I’m not going to say it’s a big piece of crap. In fact, it is. It’s the most revolting… thing I’ve seen in a minute or less. But I? gonna make an effort to take it seriously.

Let’s see…

No, I can’t.

Dear “gathering storm” guys, a video that starts like that can’t be taken seriously. It’s a crude attempt of manipulation. Dear “afraid” girl, chill out a bit. We won’t beat you, jail you, shoot you or murder you. We’re the ones who have received that treatment. And yes, it has happened.

I’m not looking for pity, just for some respect. If sometimes I seem victimist, it’s because this video’s got so much victimist that in case it was water, we all would need boats.

Dear girl who thinks, and I quote literally “Those who advocate for same sex marriage have taken the issue far beyond same sex couples”:No, we only want to take it to the right point. As long as we are not given the rights we deserve as human beings, it just means we haven’t reached equality. And if we don’t have it yet, we’re not taken any issue far beyond anything.

Dear “They want to bring the issue into MY life” man, and “My freedom will be taken away” woman.

Guess what?

When members of a gay couple can’t even visit their loved ones into a hospital because they’re not “relatives”, and they are not allowed to make medical choices because they aren’t “family” (even if the couple has spent years together and they know better what the partner would want than any member of the family), then is when an issue is brought into someone’s life. And it’s not yours. And then is when someone’s freedom is taken away. And it’s not yours either.

Dear “California doctor, who must choose between her faith and her job”. Let’s ignore the fact that you’re not a doctor, and may be not californian, either. Let’s pretend you’re a doctor. You say you have to choose between attaching to the principles of medical practice, by helping, for example, a lesbian couple to conceive, or your faith who tells you that they must not conceive because they are two women who love each other.

When you are a doctor, your job is to help people medically. That’s it. Can you really refuse to help, and think it’s O.K? I mean, if you want to have prejudices, you can have them in the privacy of your home, exactly like people like you say if we want to be gay we can be gay under and only under our own ceilings. A job is a job and, as heartless as it may sound, you have rules to follow. Otherwise (Let me be as apocalypthical as the video you appear in is) doctors could find reasons to refuse treatmen anyone they want, just because they want to.

Next, It cums… sorry, comes, a “Member of a New Jersey church group, punished by the government because they can’t support same sex marriage”

The NOM website states: A New Jersey church group has been denied property tax exemption because they cannot in good conscience permit civil union ceremonies in church facilities.

Well, that’s asesome. Punished. I like the word. Sounds good, doesn’t it, dear New Jersey church group member?

It’s like… I don’t know… saying that I’ve been punished by the government because I have been denied joint tax returns with my partner. Wich, by the way, is that happens with gay couples. As we can’t marrye, we are punished by the government in many, and I mean, really many ways.

That’s what happens when you don’t fit the requirements. Law requests to be married to get those benefits, so we gay people are trying to change the law so it let us marry. Law requests open places to treat people without discrimination to get the tax exemptions, and if you discriminate, you won’t get them. Crystal clear.

You could try to change the law so you could impunely discriminate anyone you want. But you don’t want it, do you?

And now, we have “Massachussets mother, helplessly watching public schools teach her son gay marriage is O.K.”

Dear Masachussets mother: First of all, gay marriage is O.K. But I’m not gonna discuss that, because positions like yours are something I couldn’t change by arguing. When it comes to subjects like that, no one, ever, convinces anyone.

But…  you are not as helpless as you say. You can take your son out from the public school. You can take him to a private school, or homeschool him.And next, I guess white parents felt that way when ratial integration started to get to the schools. They were helplessly watching public schools to merge they precious, white little children with the niggers. Spooky. (I’m sorry, some kind of things just get to me)

And last, we have been, for years, helplessly watching everybody around teach their sons, which are the people we’re gonna live with in the future, that hating people for what they are is O.K. And we are way more helpless than you are. Because they are YOUR sons, and we can’t tell you how to educate them. We just can hope they learn to not to hate somewhere else than the home they should do. For example, public schools.

And then, we have three women who say that we, gay people, are not satisfied with living as we want, and we want to change the way they live, so strongly they, literally, will have no choice.

Dear all of you: you don’t say how, why, or what are we going to do to reach that cruel, dreadful goal. You just state it like that. In my town, we call it FUD.

Oh… wait a second, I forgot. Whe have the “Pink Mafia”, and we want to ban straight marriage, and even straight relationships, so we can get all the men. Because if they can’t marry, all of them will suddenly turn gay and come to screw us. That’s right.

Now, seriously. We don’t give a damn about the way you live, so we expect you don’t give a damn about the way we live. If you do, we won’t accept it. We’re the ones who got the way they live changed an their choices avoided. Think for a second in Proposition 8. Straight couples didn’t win anything with it, and gay couples lost a lot. All California voters changed the way californian gay couples lived.

We’re the ones who, in certain countries, have no choice except be hanged.

If you excuse me, I’ll pas over the “Big-Brother-after-two-minutes-of-Hate” man who talks about rainbows and people who come in love to cut liberties… I mean, to protect marriage.

Just one thing: We know what is to have our freedom cut, our choices rejected, and someone else’s view messed in our lives. We’re the ones who get fired not because what we believe or what we do, but because what we are. Don’t tell me your freedom will be taken away, your way of life will be changed or your choices will be stopped. We know about it way more you’ll ever know.

The rainbow appears after the storm. It’s kinda appropriate it’s the gay symbol, because we want the storm to end. What storm? Ours.

Dear NOM: Do not talk to me about storms gathering and dark clouds over you, because we are the ones the storm has been raining on.

Ahorro de energía para conservar el ambiente.

No diré que se haya hecho un revuelo respecto al anterior post de este blog, pero sin duda, la mayoría de las opiniones que he recibido han sido negativas. Que si sirve para crear conciencia, que si lo que importa es demostrar que estamos dispuestos  a hacer algo, etcétera.

Dado que estoy completamente de acuerdo con la idea de fondo de la campaña (conservación ambiental, incluyendo el ahorro energético), pero no simpatizo en lo más mínimo con la forma, voy a aprovechar la existencia de la campaña para hablar de energía y de cómo y por qué ahorrarla.

Empecemos por el principio:

¿Qué es la energía?

En ciencias, la energía se define como la capacidad de realizar un trabajo. En corto, es lo que permite que algo se mueva o se mantenga moviéndose. Como la licuadora: si se desconecta de la electricidad, deja de moverse.

¿Qué tipos de energía hay?

Desde el punto de vista físico, se pueden dividir en dos clases: energía cinética y potencial. La energía cinética es la que tiene un objeto que está moviéndose. La energía potencial es algo un poco más complicado. Digamos que es la energía que tiene un objeto por el hecho de encontrarse en cierto estado.

Para poner un ejemplo, digamos que se tiene un resorte. Al apretarlo se gasta energía, y ésta energía puede recuperarse luego, cuando el resorte se estira, y puede usarse para hacer trabajo de alguna clase. Lo mismo puede decirse de un objeto colocado a cierta altura (se gastó energía en llevarlo a dicha altura) o puesto en un campo electromagnético.

¿Qué actividades humanas involucran consumo de energía?

Esa es la parte buena: Virtualmente TODAS. Las actividades físicas involucran energía, que obtenemos de los alimentos, de forma que hasta al estar acostados contando las telarañas del techo, el acto de respirar consume energía. Cualquier electrodoméstico gasta energía, que obtiene de la red eléctrica, y los automóviles y demás maquinaria la obtienen de sus combustibles.

¿Y de dónde obtienen la energía las fuentes de energía?

Recordando lo que ponía allá arriba de energía cinética y energía potencial, las fuentes de energía no son auténticas fuentes de energía. Es decir, no la producen sino que la extraen de algún lado, en el que se encuentra almacenada en forma de energía potencial.

Por ejemplo, una planta hidroeléctrica: el agua se encuentra a cierta altura y por estar a esa altura tiene energía potencial, y al bajar esa energía potencial se convierte en energía cinética cuando el agua se mueve, lo que se usa para mover una turbina que genera la electricidad.

Una planta termoeléctrica toma combustible, que tiene energía almacenada entre sus moléculas, y libera esa energía quemando el combustible, con lo que calienta gas o aire y mueve la turbina que… ídem. Lo mismo hace un automóvil.

En cuanto a la comida, los animales la sacan de las plantas, y las plantas la obtienen del sol.

Por cierto que los combustibles son restos de animales y plantas que vivieron hace tiempo (mucho para el petróleo, gas y carbón, no tanto para la madera y rastrojo) que en última instancia también obtuvieron su energía del sol.

Y el agua que mueve las plantas hidroeléctricas llegó a la altura en la que se encuentra por medio de la evaporación, que también es causada por el sol. Y para las plantas eólicas, el viento también lo produce el calor del sol.

Si retrocedemos los suficientes pasos, casi toda la energía que usa el ser humano proviene del sol.

¿Toda?

No. No toda, eso hay que admitirlo. Entre las energías que usa el ser humano, hay tres que no tienen que ver en lo más mínimo con el sol: La energía nuclear, la de las mareas y el calor interno de la tierra. La energía nuclear se obtiene de átomos muy pesados que se rompen, o átomos muy ligeros que se combinan. La energía de las mareas proviene de la interacción gravitacional entre la tierra y la luna.

Y si la energía proviene del sol, ¿Por qué no usamos la energía del sol directamente y nos ahorramos problemas?

Básicamente porque hay una serie de problemas relacionados con el uso de la energía solar directa: el primero es que en cualquier punto de la superficie terrestre sólo está disponible durante aproximadamente la mitad del tiempo, y hay demasiadas cosas que no pueden detenerse durante la noche. El segundo, que incluso durante el día, si está muy nublado se capta mucha menos energía que en un día soleado. El tercero, y que lleva directamente a los combustibles, es que la luz solar llega a la tierra bastante diluida.

Con esto me refiero a que, si bien tiene intensidad suficiente para calentarnos, y quemarnos si nos descuidamos un poco, no es suficiente para concentrar grandes cantidades de energía en espacios pequeños. Pero eso es justo lo que hacen los combustibles: absorben la energía del sol y la almacenan químicamente, de forma que al quemarlos, esa energía se libera y puede ser utilizada.

Genial, ¿No?

Sí, pero hay un enorme  problema al respecto. No tiene que ver con que la energía vaya a terminarse, porque de hecho el sol manda muuuuuucha energía a la Tierra, e incluso si hiciera falta más, podríamos poner espejos en órbita para recoger más luz solar y enviarla al planeta. El problema puede dividirse en tres partes.

Parte número 1: Los combustibles fósiles son recursos no renovables. Eso significa que les toma millones de años formarse, mientras que los humanos los gastamos en periodos de años. Si algo se forma muy lento y se consume muy rápido, termina agotándose.

Parte número 2: No sabemos vivir sin ellos. La economía mundial depende de un modo enfermizo de los combustibles fósiles, en especial del petróleo.

Y parte número 3, que es la interesante a efectos de conservación ambiental: Al quemar combustibles fósiles se libera a la atmósfera una enorme cantidad de dióxido de carbono (junto con otros gases, y partículas sólidas, y demás) que dañan considerablemente el ambiente. El dióxido de carbono contribuye al calentamiento global, los diversos óxidos de azufre (que se forman al queman el combustible, ya que el azufre es una de sus principales impurezas)  contribuyen a la lluvia ácida, etc.

Pero… ¿Qué tiene que ver todo eso con apagar nuestra luz una hora?

Ejem. Se gasta una cantidad enorme de combustible en generar electricidad. Incluso en España, uno de los países más eficientes en producción de energía sin usar combustible, casi la mitad de la electricidad total se produce quemando combustibles fósiles. Que como ya vimos, se acaban y contaminan.

El caso del petróleo es doblemente grave porque, además de acabarse quemándolo, es fundamental para la industria química, y sustituirlo ahí va a ser el triple de difícil que sustituirlo en la producción de energía.

En México se encuentra uno a veces cosas muy, muy graciosas. Se destila la gasolina, limpiándola y filtrándola para que no contamine al quemarse en los coches, y los residuos… se queman para generar electriciad.

YA RLY.

Sucede, de verdad.

Entonces, se supone que apagando la luz una hora por la noche, se gastará menos electricidad, por lo que se consumirá menos combustible y se reducirá el daño al ambiente.

¿Y cuál es el problema entonces en apagar la luz?

Bueno… que las plantas de producción de energía no paran. Es posible que reduzcan su producción de energía un poco, previendo el descenso en el consumo, pero es seguro que no se van a apagar durante esa hora (empezando porque hay algunas que funcionan con calderas de vapor y cosas semejantes que tardan varias horas en alcanzar sus condiciones de operatividad)

Así que en realidad, apagando la luz lo único que hacemos es dar al traste con las previsiones de consumo que tienen las redes eléctricas, con lo que producen una gran cantidad de energía que no se usa para nada. Léase: desperdicio. Que es el problema número uno respecto a la energía.

Además, si todos apagamos la luz una hora, es casi seguro que todos vamos a prender nuestra luz la hora siguiente, y el consumo va a superar al ahorro. De ahí que, aunque la propuesta sea una cosa bonita, en realidad no tenga más valor que el simbólico.

¿Qué podemos hacer entonces para impactar en el daño ambiental?

Las plantas productoras de electricidad planifican a largo plazo, así que si se quiere impactar realmente en el medio ambiente, deben afectarse las previsiones de la red a largo plazo, lo que sólo puede hacerse con un cambio de hábitos a gran escala Y a largo plazo. Como puse allá arriba, el problema número uno con la energía es el desperdicio. Hace que se tenga que producir no sólo la energía que usamos, sino también la que desperdiciamos. Si podemos disminuir el desperdicio de energía a largo plazo, ganaremos mucho en cuanto a conservación ambiental. Eso en cuanto al consumo directo de energía. Ahora…

¿Cómo que “consumo directo”? ¿Es que hay consumos indirectos?

¡Por supuesto! Igual que hace falta energía para casi cualquier acción humana, toma energía construir y procesar casi cualquier artículo que usamos. Y muchos, especialmente los que tienen plásticos, gastan petróleo. De forma que si desperdiciamos objetos manufacturados, también estamos desperdiciando energía. Como siempre, en este caso hacen falta las tres R: Reducir el consumo, Reusar mientras sea posible y Reciclar cuando ya no se pueda reusar. Y claro, también tenemos que disminuir nuestro consumo directo.

¿Y qué podemos hacer para disminuir el consumo directo de energía?

MUCHO.

Haciendo copypaste de algunas de las propuestas de esta web:

En los lugares donde no se requiere de mucha iluminación (habitaciones, pasillos, cornisas) pueden usarse focos de 25 watts. En lámparas múltiples puede quitarse uno de cada tres focos o utilizar los de 25 watts.

UTILIZAR FOCOS AHORRADORES. Sé que suena tajante escribirlo en mayúsculas, pero en serio. Hay quien no se entera. Gastan la tercera parte de la electricidad que un foco incandescente, básicamente porque no generan calor, que en los focos incandescentes se lleva mucha energía.

Utilizar un regulador de intensidad (dimer) para graduar la luz al mínimo necesario. También se recomienda usar relojes (timer) que permiten programar el inicio o la interrupción de corriente en un aparato a una hora determinada.

Apagar la luz cuando no sea necesaria. (Consejo patrocinado por el Capitán Obvious)

Usar una lámpara de mesa fluorescente cuando se trabaje en un escritorio.

Limpiar las lámparas y focos, ya que el polvo bloquea la luz que emiten.

Mantener las cortinas y persianas abiertas durante el día para aprovechar al máximo la luz solar.

Apagar los aparatos eléctricos y desconectar los que no tienen interruptor cuando no se estén utilizando. Esto incluye los reguladores de voltaje.

Apagar los aparatos que producen calor antes de terminar de usarlos –plancha, tubos o pinzas para el cabello, parrillas, ollas eléctricas, calefactores– para aprovechar el calor acumulado.

Colocar el refrigerador en un lugar con espacio para permitir la circulación de aire, y fuera del alcance de los rayos solares y del calor de la estufa.

Comprobar que los empaques de la puerta estén en buen estado y en su lugar, para asegurar que cierre herméticamente.

Mantener cerrados los pilotos de la estufa y enciénderlos sólo mientras se esté cocinando.

Forrar con papel aluminio las hornillas de la estufa para que el calor se refleje hacia arriba.

Cerrar la llave del gas inmediatamente después de usarla.

Usar ollas y sartenes de diámetro igual o ligeramente mayor que el de la hornilla y con el fondo totalmente plano.

Usar de preferencia la olla de presión; por lo general los alimentos se cuecen más rápidamente de este modo.

Tapar bien las ollas; así no se desperdicia el calor.

Instalar el calentador lo más cerca posible del lugar donde se usa el agua.

Utilizar el automóvil lo menos posible.

Etcétera.

La segunda cosa que se puede hacer para ahorrar energía (aunque eso depende más de los gobiernos, por lo que sólo nos queda firmar peticiones y hacer actos de protesta… y es ahí donde entra esta hora del planeta, o entraría si alguien mencionara en algún lugar el asunto) es usar energías renovables.

En sí, la energía del sol no es completamente renovable. Existe algo llamado Segunda Ley de la Termodinámica que dice, en resumen, que a medida que la energía se usa una parte de ella va dejando de servir para hacer trabajo. Aunque siga estando ahí, no puede usarse. Eso pasa también con el sol, la energía que irradia al espacio y que no es captada por algún cuerpo (como la tierra) se pierde. Y al final, claro, el sol va a dejar de brillar.

Pero eso le va a tomar miles de millones de años. A escala humana, podemos suponer que el sol va a durar siempre. Después de todo, cinco mil millones de años es bastante cercano a “siempre”, si vemos las cosas desde el punto de vista humano. Esa es una gran ventaja de la energía que proviene del sol sobre los combustibles fósiles o los nucleares.

La segunda es que no contamina. Los combustibles fósiles emiten gases contaminantes a la atmósfera. Las reacciones nucleares no, pero generan residuos radiactivos que pueden durar, en el peor de los casos, centenares de miles de años emitiendo radiación nociva. Si consideramos que las pirámides llevan 5000 años, necesitaríamos construir cosas veinte o cuarenta veces más duraderas para almacenar los residuos radiactivos de forma segura. Y hacerlo a gran escala, además, si queremos fundamentar la economía en energía nuclear.

A nivel personal, no veo que sea una solución práctica.

¿Entonces qué hacemos?

Tenemos que aprender a funcionar, realmente funcionar, con energías que pueden considerarse realmente renovables a largo plazo. Para que una energía sea renovable a largo plazo debe de generarse al mismo ritmo, al menos, que el que se consume.

Los combustibles fósiles se generan muuuuy despacio, bajo el suelo. El uranio y demás materiales radiactivos se generan cada que explota una supernova, (tema para otro post, dicho sea de paso), y no hay señales de que nos vaya a explotar una lo bastante cerca para renovar las reservas. Ese es un punto muy serio: La tierra NO va a producir más uranio que el que ya tiene, ni siquiera a un ritmo ridículamente lento (como el caso del petróleo). Nada. Nothing. Niente.

En cambio, la luz solar se renueva constantemente (cosas del sol, que ahí no se renueve su hidrógeno es otro rollo, pero como decía, nos va a durar cinco mil millones de años). Y el viento y la evaporación del agua para las hidroeléctricas, que son producidos directamente por el sol, van a durar otro tanto. En cuanto a la energía de las mareas, según un estudio de Asimov, puede durar hasta setenta mil millones de años.

¿Que tiene problemas? Sí. Cualquiera de estas energías se encuentra mucho menos concentrada que los combustibles fósiles, por lo que hace falta construir infraestructuras grandes para obtener energía suficiente. Más grandes que una termoeléctrica, sin duda. En cuanto a más costosas, quizá al principio, pero cuando algo se hace a gran escala tiende a abaratarse.

Otro problema, sin duda, es el hecho de que la mayor parte de la energía renovable se presenta en cantidades variables (a diferencia de los combustibles fósiles, que pueden quemarse a un ritmo fijo). Algunos días están soleados, otros nublados, algunos con y otros sin viento, etc. La solución, de nuevo, yo diría que radica en la diversificación y en la aplicación a gran escala. Así no importa si en algún lugar no hay sol, habrá en otro, y tendremos viento un poco más allá. Y viceversa, en un día de calma chicha y sin viento tendremos mucho sol para generar energía. Y siempre tendremos las mareas, dos veces al día, para completar el pastel.

Además, podemos almacenar la energía en diversas formas, por ejemplo etanol (de hecho, el etanol es un excelente ejemplo de combustible renovable). El único problema que tiene es que el carbono que absorben las plantas cuando crecen luego lo vuelven a liberar al quemarse el combustible, por lo que, si bien no se agrava el calentamiento global, tampoco se lo remedia. El segundo problema del etanol es que hace falta tierra para cultivar las plantas que lo producen, y normalmente cultivar la tierra conlleva ciertos daños ambientales que conviene evitar.

Ahora, uno es ciudadano particular, y obviamente, no puede ir y cerrar las termoeléctricas y abrir parques solares y eólicos al por mayor. Pero sí se puede pedir a los gobiernos que lo hagan, y de hecho, la presión social constante y multitudinaria es casi lo único que puede cambiar la postura de un gobierno. A mí me gustaría ver que la gente se reuniera el 28 de marzo en “Manifestaciones verdes” para pedir al gobierno un cambio en el modelo de generación de energía, pasando a alternativas ambientalmente responsables. Y al no estar en casa, por supuesto que se dejaría la luz apagada.

Ésa sería una auténtica hora en favor de la Tierra.

Jacarandas

Ayer, dos semanas antes de primavera, florecieron las jacarandas.

Habían estado creciendo en silencio, arriba, mirando tu cabello cada día. Y como tu mirada nunca subía a buscarlas, decidieron bajar a buscarla ellas, y se lanzaron planeando hacia abajo.

Así que hoy, cuando saliste a la calle con la llave en una mano y el libro en la otra, para llegar a la última media hora de la primera clase, te encontraste con una alfombra violeta y suave en el suelo, tan violeta y tan suave que pisarla te daba un no sé qué.

Te tomaste dos segundos para mirarla, y luego tuviste que caminar sobre ella, sintiéndote Jack Nicholson la noche del Oscar, un porteador de la Virgen en Semana Santa y una princesa el día de su boda, todo al mismo tiempo.

Y después, te sumergiste en los automóbiles cruzando la luz roja, el metrobús atestado y el metro aún más atestado, pero todo era distinto, más violeta y más suave.

Porque hoy, dos semanas antes de primavera, florecieron las jacarandas.

El laberinto del miedo.

Hace poco más de veinticuatro horas tuve mi primer contacto directo con la violencia en el país. Fue un asalto. Sin fuerza, pero con intimidación. No hubo violencia física, pero sí psicológica. Lo que me sorprendió fue, después del shock y la frustración inicial, fueron mis reacciones.

Antes de dormir, pasé horas pensando en el evento y en si podría haber hecho algo (además de no volver a casa tan tarde) para evitarlo. Y una parte de mí no dejaba de pensar en que si hubiera tenido un cuchillo, o una pistola, los habría mantenido lejos.

Hasta después caí en la cuenta de que estaba dejándome envolver por la misma trampa en la que está atrapada al menos parte de la sociedad estadounidense: la creencia de que el único recurso contra la fuerza es la propia fuerza, de que la única defensa es el ataque. Me tocó descubrir, en carne propia, que la violencia es enormemente contagiosa. Ahí estaba yo, acostado en mi cama, habiendo creído totalmente en la bondad humana durante toda mi vida, pensando en que si hubiera tenido una pistola, les habría disparado.

En una guerra así, uno siempre pierde. Tal vez en un asalto sí pudiera mantener lejos a los asaltantes, pero de ahí, ¿Cuánto tiempo a que ellos también se armaran? Sin duda, poco. Y tendrían mejores armas que uno y estarían por lo menos igual de dispuestos a utilizarlas. Entonces, uno compraría armas más poderosas, y tendría los nervios a flor de piel y el gatillo fácil, y ellos se volverían aún más radicales y…

No, no debe ser así. La violencia crea miedo y el miedo crea más violencia, y la solución no es aumentar la fuerza del huracán. El problema no puede resolverse con que cualquiera tenga la posibilidad de causar daño, sino con que nadie tenga la necesidad de hacerlo. Los chicos que me asaltaron son producto de una sociedad enferma, y su enfermedad se llama desigualdad, ignorancia y violencia. Se imponen mediante la fuerza porque viven en un mundo en que la fuerza es lo único que importa. El detenerlos mediante la fuerza puede ser una victoria momentánea, que tal vez me habría permitido conservar mi mochila, pero sería una derrota a largo plazo para la sociedad, pues ayudaría a extender la idea de que sólo la fuerza manda.

Y no debe ser así.

En un juego de simulación en internet, soy presidente de un país y decido su política. Aquí abajo, una traducción de un párrafo de la descripción de mi país:

“[En este país] el crimen es totalmente desconocido, gracias a una gran presencia policíaca y políticas sociales progresistas en Educación y Bienestar”

Esa es la respuesta, y no armarse. Sólo espero conseguir recordarlo todas las veces que hagan falta.

(Estoy escuchando Color Esperanza, de Diego Torres, por cierto)

Libros de Ciencia Ficción: Alas Nocturnas, por Robert Silverberg.

Tenía tiempo que quería comenzar con esto.

Título: Alas Nocturnas (Original en inglés: Nightwings)

Autor: Robert Silverberg

Resumen de la trama, sin spoilers: Ejem, es un libro un poco difícil de resumir. Veamos…

En la historia previa de la novela, la tierra vivió una época de gloria, que terminó abruptamente por una catástrofe en la cual se sumergieron un par de continentes. Posteriormente, la humanidad se dividió en castas o, como las llaman ahí, hermandades.

Cada hermandad tiene sus propios ritos, mística y funciones, y a lo largo de la novela se van revelando algunas de ellas.

La novela trata sobre un Vigía, que es parte de una hermandad que se dedica a observar el cielo buscando señales de una invasión extraterrestre. Junto con él viajan Avluela, una muchacha que es miembro de la hermandad de los Voladores, seres humanos modificados genéticamente que pueden volar, pero sólo por la noche porque de día el viento solar ejerce demasiada presión sobre sus alas (de ahí el título de la novela) y Gormon, un Mutante.

A partir de aquí, spoilers de la trama.

Al final de la primera parte de la novela, la invasión que los Vigías esperaban se produce y la tierra es conquistada en una sola noche. El Vigía se ve obligado a llevar una vida errante acompañando primero al destronado Príncipe de Roma y luego a una mujer que ha sido expulsada de su hermandad, y finalmente termina en Jerusalén, donde es sometido a un proceso por el que rejuvenece y tiene la oportunidad de comenzar una nueva vida, y se une a una hermandad recién creada que tiene la finalidad de sanar al mundo.

Listo, fin de los spoilers

¿Qué tiene de bueno?

No es una de las mejores novelas de ciencia ficción que haya leído nunca, pero es una de las más bellas. Algunos personajes, en particular el Vigía y el Príncipe Enrico, logran una gran humanidad en pocas frases.

Además, consigue plantear un mundo completamente distinto al cotidiano y hacerlo de manera creíble, llevando al lector realmente a ese mundo.

¿Qué tiene de malo?

En ocasiones carga las tintas emotivas en exceso, en particular muy cerca del final. Y algunos personajes podían haber tenido más profundidad. Bernalt y Avluela, por ejemplo, tienen únicamente cualidades, y Olmayne únicamente defectos. Diría que esa es la principal carencia de la novela.

¿Recomendable?

Sin duda.