Monthly Archives: julio 2008

Too stupid to live…

… no lo digo yo, lo dice wikipedia. Son las heroínas (también héroes, pero en general heroínas) de novelas rosas, telenovelas, etc, cuyo comportamiento es tan soberanamente idiota que induce a preguntarse cómo es que han llegado vivas a la edad que tienen. Las siglas, por practicidad, son TSTL.

(¿Se nota que últimamente no tengo mucho tiempo para actualizar? Espero poder ponerme en condiciones para mantener esto bien. )

Anuncios

Frases para la posteridad presenta:

– La ropa íntima es para intimidar…

– Con razón Superman siempre lleva los calzoncillos fuera.

(De una conversación con mi primo)

Ya, por favor…

¿Qué es eso de que algo, cine, música, comida, etc, es mejor y deseable sólo porque es “exclusivo”, “selecto”, “para conocedores” o cualquier otra expresión semejante?

¿Qué es eso de que deja de ser bueno cuando”se populariza” y deja de ser “exclusivo”, “selecto” y “para conocedores”?

En mi mente, por muchas vueltas que se le intente dar, eso sólo tiene una interpretación: No es para la chusma. Y eso es, en primer lugar, ganas de sentirse en una élite privilegiada, pero ni siquiera teniendo algún motivo para sentirse parte de ella, como tienen incluso los pseudointelectuales. Es esnobismo en estado puro.

Y en segundo lugar, es poner el gusto en manos de la misma chusma que se desprecia. Si les gusta, es malo. Si no conocen de ello, entonces es cuando es bueno y deseable. Es no sólo es esnobismo, sino que es esnobismo estúpido.

Frases para la posteridad presenta:

“- ¿Qué le da Microsoft al mundo?

– Pantallazos azules… -”

Diálogo de hace un par de meses con mi primo.

Hablemos de cine

De cine… veamos.

En términos generales, me gusta el cine, pero como medio para contar historias.

Quiero decir, aprecio una buena técnica para filmar o narrar cuando la veo (y la reconozco, que a veces soy un poco bestia para eso), una buena fotografía, una buena musicalización, y considero que todo eso contribuye a formar una buena película.

Peeeeeerooooo… lo principal siempre es la historia. Existen algunas películas, en particular en el cine independiente (Y tu mamá también me parece el ejemplo más claro) en la que la historia, y de hecho toda la película, me parecen puestas al servicio de la técnica, en ese caso de la técnica narrativa, y pierde bastante interés. Sin duda, sigue siendo interesante desde el punto de vista académico, pero yo normalmente veo las películas por la historia que cuentan.

Eso en cuanto al cine independiente, especialmente el español y el latinoamericano. No me molesta que intenten hacer cosas distintas con el cine, pero me parece una pérdida de tiempo que el cine se enfoque a hacer cosas distintas y a querer que todo el mundo se dé cuenta de que se están haciendo cosas distintas. De hecho, lo que menos me agrada del cine mexicano es lo pretencioso que es. Casi siempre se intenta hacer La Película Definitiva, que marcará un parteaguas en la manera de hacer y ver el cine. Prefiero, y con mucho, películas más ligeras, que tal vez son menos brillantes desde un punto de vista académico, pero que sin duda son más atrayentes para mí como espectador.

Luego, está el cine de Joligud. Si en el cine mexicano/español existe la tendencia molesta de poner la historia al servicio de la técnica narrativa, en el cine de Joligud existe la tendencia doblemente molesta de ponerla al servicio de los efectos especiales y la espectacularidad.

De nueva cuenta, no tengo nada en contra de que se busque hacer películas espectaculares (y amé las vistas de la primera parte de Las Crónicas de Narnia), pero una película en la que se invierte más esfuerzo en efectos especiales que en la historia pierde mucho interés. Y eso incluye a las de Sci-Fi, la verdad sea dicha.

Y, en ambos casos, tampoco me agrada cuando se pone la historia al servicio de la ideología. La tan cacareada independencia ideológica de la izquierda en Latinoamérica (El Crimen del Padre Amaro, por ejemplo) y el espíritu de God Bless America en Joligud (Insert Random War Movie Title Here)

Fuera de eso, ambos cines los disfruto y creo que ambos han producido, a su estilo, cosas muy buenas.

Respecto al cine internacional, tengo que confesar que mi experiencia es más bien escasa. En total debo haber visto unas tres películas de cine francés en mi vida (Y no, no he visto Amelié, está en mi lista de Must Watch Soon), y si hago cuentas, me salen cuatro de cine oriental que me parecieron raras pero comprensibles, y una árabe a la que francamente no le entendí nada. Y una película húngara titulada Un Mundo de Diferencia, que sigo considerando una de las cosas más bellas que he visto nunca.

Ahora, hay una subclasificación del cine que de hecho lo divide en dos. Por un lado está el Cine Musical con mayúsculas, y por otro lado el resto. Soy un fan total, convencido y declarado de los musicales, y aunque hay muchos que tengo pendiente ver, he visto los suficientes como para saber que me encantan, desde West Side Story hasta High School Musical. Este año tengo dos películas en mi lista de Must Watch: Una es Parque Jurásico IV, porque sé que se va a convertir en un clásico del mal cine, y la otra es Mamma Mia!

Eso también incluye, por supuesto, el cine mexicano de su época dorada cuando Pedro Infante cantaba en todas sus películas, pero no hay nada como Joligud para hacer cine musical. Los dos mejores musicales que he visto en mi vida, por si a alguien le interesa, son Oliver! y José el Soñador.

(posteado en cierto foro, y como me gustó cómo me quedó, crosspost para aquí)

De paso, haciendo upgrade a la versión 2.5 de WordPress. La 2.3 me gustaba más en el diseño, pero algunas cosas dejaron de trabajar y no conseguí que lo volvieran a hacer por mucho que me esforzara. Me imagino que me acostumbraré, aunque me sigue pareciendo que el 2.5 es bastante feo. Pero funciona mucho mejor que la última vez que lo instalé, así que…

Y hablando de cine, tengo pendiente hacer un resumen de Wall·E

Libros de Ciencia Ficción: Alas Nocturnas, por Robert Silverberg.

Tenía tiempo que quería comenzar con esto.

Título: Alas Nocturnas (Original en inglés: Nightwings)

Autor: Robert Silverberg

Resumen de la trama, sin spoilers: Ejem, es un libro un poco difícil de resumir. Veamos…

En la historia previa de la novela, la tierra vivió una época de gloria, que terminó abruptamente por una catástrofe en la cual se sumergieron un par de continentes. Posteriormente, la humanidad se dividió en castas o, como las llaman ahí, hermandades.

Cada hermandad tiene sus propios ritos, mística y funciones, y a lo largo de la novela se van revelando algunas de ellas.

La novela trata sobre un Vigía, que es parte de una hermandad que se dedica a observar el cielo buscando señales de una invasión extraterrestre. Junto con él viajan Avluela, una muchacha que es miembro de la hermandad de los Voladores, seres humanos modificados genéticamente que pueden volar, pero sólo por la noche porque de día el viento solar ejerce demasiada presión sobre sus alas (de ahí el título de la novela) y Gormon, un Mutante.

A partir de aquí, spoilers de la trama.

Al final de la primera parte de la novela, la invasión que los Vigías esperaban se produce y la tierra es conquistada en una sola noche. El Vigía se ve obligado a llevar una vida errante acompañando primero al destronado Príncipe de Roma y luego a una mujer que ha sido expulsada de su hermandad, y finalmente termina en Jerusalén, donde es sometido a un proceso por el que rejuvenece y tiene la oportunidad de comenzar una nueva vida, y se une a una hermandad recién creada que tiene la finalidad de sanar al mundo.

Listo, fin de los spoilers

¿Qué tiene de bueno?

No es una de las mejores novelas de ciencia ficción que haya leído nunca, pero es una de las más bellas. Algunos personajes, en particular el Vigía y el Príncipe Enrico, logran una gran humanidad en pocas frases.

Además, consigue plantear un mundo completamente distinto al cotidiano y hacerlo de manera creíble, llevando al lector realmente a ese mundo.

¿Qué tiene de malo?

En ocasiones carga las tintas emotivas en exceso, en particular muy cerca del final. Y algunos personajes podían haber tenido más profundidad. Bernalt y Avluela, por ejemplo, tienen únicamente cualidades, y Olmayne únicamente defectos. Diría que esa es la principal carencia de la novela.

¿Recomendable?

Sin duda.

“Hoy, pudieron más los fantasmas que los dioses”

Desde chico me ha interesado el tenis, pero no me esfuerzo particularmente en ver algún partido (A menos que aparezca Marat Safin y eso porque Safin es absurdamente atractivo y es el primer hombre que me atrajo en toda mi vida), y me conformo con enterarme de los resultados.

Pero es que esta final… Nadal midiéndose con Federer en su terreno y ganándole los dos primeros sets, era algo que merecía ser visto. Y de ahí a seguirse, peleando el partido punto por punto y sin dejarnos saber, hasta el último momento, quién iba a ganar. Lo hicieron auténticamente cardiaco.

Nadal hizo historia y merecidamente. Aunque ha estado viviendo a la sombra del suizo, acaba de plantar una chincheta negra en la Era Federer, algo que va a ser recordado para siempre: El número uno del mundo, vencido en la cancha que había dominado durante los últimos cinco años, en la final más larga y pareja de la historia de la competencia. (Tengo que admitirlo, si no hubiera estado demasiado ocupado haciendo squee por la victoria de Nadal, me habría dado lástima ver la cara de Roger)

Y el final, Nadal dejándose caer al suelo, agotado pero feliz, y luego sin saber ni dónde estaba mientras todo el mundo le giraba alrededor, es una de las imágenes que vale la pena ver.

Shelter

Shelter es… ¿Cómo describirla?

Exactamente lo contrario de lo que me esperaba. Me imaginaba una película intensa, eléctrica, que lo dejara a uno en shock con cada plano. Y lo que me encontré fue una historia sencilla, sensible, tierna y bellamente realizada.

Resumen simple de la historia: Zach es un chico de clase media baja, que vive junto a la playa con su familia. Después de haber renunciado a la escuela de arte para cuidar del hijo de su hermana, llena sus ratos libres con grafitti y surf, pero está solo e inconscientemente da por sentado que siempre lo estará, atrapado en esa casa cuidando de su sobrino.

Todo cambia el día que el hermano mayor de su mejor amigo vuelve al pueblo (en teoría por unos días) y entre los dos empieza a pasar algo…

Las actuaciones son muy buenas y la fotografía y la musicalización son geniales. Es curioso, porque tiene varias escenas que te cortan el aliento, pero aún así, ninguna extraordinaria. Y, sin embargo, sin tener nada que se salga de lo común (una historia buena, pero tal vez un tanto simple, actuaciones buenas pero sin nivel de Oscar, fotografía buena, pero sin el nivel de Narnia, y con unos cuantos fallos en las caracterizaciones, sobre todo en la de Jeanne) logran conseguir una película completamente fuera de lo común.

La ves, te quedas clavado en la historia hasta que termina en una escena de equilibrio perfecto, y al final respiras profundo, y de pronto te parece que todo tiene mucho más sentido.

Frases para la posteridad presenta:

“El fútbol es como el ajedrez, pero sin dados”

Lucas Podolski, delantero de la selección alemana.

Fail. Fail. Fail.

¿Se nota que he estado leyendo The Fail Blog?

En todo caso, me encantó la frase. Tengo que repetirla algún día.